Una tarde de placer descontrolada

La tarde transcurrio en su cuarto. Cuando por fin me penetro, y lo hizo de manera brutal, con fuerza, como me gusta, sin contemplación de nada, como de esos hombres que dominan y saben lo que hacen. Me tomo con la mano derecha en mi cintura, me jalo fuerte y con su otra mano me tomaba mis pechos con fuerzas, chupando de una manera rica, entonces senti su pene ingresar con fuerza y rapidez mi vagina y gemi alto. Y comenzó con un ritmo que nunca antes lo había experimentado. En menos de 10 minutos llevaba tres orgasmos sonoros a cuestas y espere poco para sumar el cuarto orgasmo. Fue algo inusual, pues no suelo ser tan regalada en las primeras, pero el deseo acumulado y la forma tan bonita y diestra que Steve me estaba tratando, me hicieron fundir esas orgasmos de manera casi automática. Ahí descubrí que podía ser multiorgásmica. Ahí supe que ese hombre que me tenía dominada me provocaba esas sensaciones. Entonces, mientras que yo estaba rosando el delirio del placer consentido, a través de la penetración como una experiencia aparte, el comenzó a buscar mas formas de sentirnos y así comenzamos a experimentar con el misionero, luego con la pierna arriba, después a la francesa y cuanta postura se puedan imaginar, Steve es un experto, muy diestro para satisfacer cualquier requerimiento de cualquier mujer experta. Pero yo no era una mujer experta, ni mucho menos. En dos posturas descubrío lo que ni yo sabía. Y volví a venirme, de forma delirante y hasta en al última con un orgasmo que se acompañó de un chorro de placer que deje mojado hasta el colchon. Fue algo singular, porque no solo fue intenso y deseado, sino también supe que el tipo sabía como moderar el placer hasta llevarme a entender que cuando él se viniera, era algo que también debía disfrutar en conjunto. Y así fue. Como una fuente de vida, escurriendo su liquido como niño jugando con una manguera de agua en pleno verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *