Tanto para tan poco

Unhappy Couple in Bed

Unhappy Couple in Bed

Lo siento, intentó excusar su inmadurez y aguante. Es que no he podido evitarlo, me vine. Le dijo en tono de arrepentido.

“Pero qué dices, ha estado bien”, le contesté con tono complaciente.

Ve, anda a limpiarte, le ordené.

Así pasaron los minutos y las horas en aquel cuarto de hotel. Viendo tele, porno para ver si se reanimaba el asunto.

Entonces decidí tomar el asunto por mis manos. Tome una toalla, le seque el pene y comencé a darle una mamada. No había reaccionado, después de la precoz venida de la primera vez y pensé que así sería más efectivo.

Poco a poco observe como se ponía erecta de nuevo. Ahí me di cuenta que tenía grande el pene. Mi boca era testigo presencial de semejante porte.

Pero como al principio, note que estaba a punto de descargar nuevamente el asunto.

No tan rápido le advertí. Estiro sus brazos para jalarme sobre su cuerpo. No dudé ni un segundo, y tan rápido como me permitió el espacio, me arrodillé sobre su cuerpo y la introduje justo para llegar rápido al orgasmo.

Eso duro poco tiempo, pues cuando le exprimía de una forma rica, se viene de nuevo.

Yo me movía desesperada buscando algo que me consolará mientras él me castigaba con su incipiente flacidez nuevamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *