Sueños antiguos

Prohibited_by_silvestru-300x300Fue un sueño corto, placentero y sobre todo muy real.

Comenzó de manera casual.

Un hombre maduro, bastante guapo y más alto del promedio, con un cuerpo atlético y con una sonrisa picara me aborda en un bar de Antigua Guatemala.

La plática comenzó con trivialidades que con el tiempo se transformo en algo más serio.

Luego fuimos a su hotel: Casa Santo Domingo, para ser más exactos.

En ese viejo edificio, saturado de una belleza inigualable, trate de comprender por qué aquel extraño me había invitado a tener sexo con él. Y por qué había aceptado con gusto.

No quiero tener una discusión filosófica ahora, pero diré en mi favor que esa escena me excito muchísimo. Yo entrando a un cuarto de hotel, sintiendo el aroma del pecado, sosteniendo mis brazos sobre un pecho hermoso, siendo un ilustre desconocido hasta hace unas pocas horas antes.

Pero el deseo me había jugado una mala pasada. La humedad de mi cuerpo me despertó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *