Recuerdos de la secundaria

En el 2004 llego un nuevo chico al colegio. Y desde que la maestra lo presento, me gusto mucho. Era mayor que yo, por dos años. Al parecer fue expulsado de otro colegio. Se llamaba José y le decían el Chepe.

Recuerdo que para recreo, a veces yo regresaba al salón y me sentaba en su escritorio. Una vez revisé su cuaderno y me gusto su letra. Muy ordenada, bastante clara y con dedicación.

Yo en ese entonces no sabía nada de relaciones de pareja. Había besado en dos ocasiones, pero hasta ahí había llegado todo, pues los chavos a quienes bese, ya no me volvieron hablar.

Un día, le conté a mi mejor amiga que me gustaba José. Ella se rió y me dijo que a ella también le gustaba. Hagamos una apuesta le dije, a ver quién de las dos se lo agarra primero.

Hasta ahora recuerdo ese momento. Qué época.

Usábamos de uniforme de faldas roja a cuadro hasta la rodilla, medias blancas y camisa polo con el escudo del colegio. Majo mi amiga, era pequeña, su voz era fuerte y grave. Así que toda su risa inundaba las instalaciones. Quizás por eso, a José le llamo la atención.

Un día, después de clases, esperando que llegaran por nosotras, José se nos acerco y nos platico. Fue algo mágico. Lo había soñado miles de veces. Majo estaba subida en una escalera y de inmediato bajo y se interpuso entre José y mi cuerpo, y sin esperar más le pidió un beso.

En voz bajita le dijo Quiero besarte. José se sintió acosado, se puso rojo, su cara denoto confusión y no supo qué hacer. Majo en cambio se comporto agresivamente y le robo el beso.  

Después de ese episodio quería quedarme en mi casa viendo la tele. Estaba deprimida y molesta con mi amiga. Había destruido mis sueños. Un sábado de esos le pedí a Mariano que llamará a José, porque vivían en la misma cuadra y era amigos. Todo sonaba bien, el plan perfecto. Llamé a Majo y le conté y aceptó llegar a comer pizza a mi casa.

Quería que Majo se emparejará con Mariano y yo me encargaría de José. Pero todo sucedió al revés.

José me dio un beso en la mejilla y me susurró al oído, eres muy bonita, pero me gusta más la Majo. Me sentí devastada por semejante confesión. Majo era culona, me gustaba verla caminar. Volteó a mirarme con el rabillo del ojo y me dijo que le había robado una película porno a su hermano.

—¿Veremos porno? —nos pregunto. Quise decirle Hace tiempo no veo porno, para presumir, pero en realidad nunca lo había hecho.

—Con ellos —dije, y ambos solo sonrieron. Majo era más aventada que yo, y por eso me había robado a José.

Fuimos hasta la habitación y conectamos la compu. Nos tiramos sobre la cama los cuatro y primero salió una foto de una chica desnuda con las indicaciones y los créditos. De pronto comenzó la acción.

No había pasado ni quince minutos cuando José y Mariano estaban bastante excitados. Se les notaba, su pene se podía ver claramente erecto en sus pantalonetas.

Entonces Majo les pidió que nos enseñaran el pene. Y fue más lejos, les pido que se masturbaran. Ellos lo hicieron. Así fue como observe por primera vez como dos chicos se masturbaban para nosotros. José la tenía el pene más pequeño y Mariano, además de grande se notaba más suelto.

La escena siempre la guarde en mi mente. Me provoco muchas cosas cuando José expulso semen de primero. Y después Mariano. Me gusto ver la cara de Majo, cuando todo había concluido. Ella dijo ¿Y si vamos a compramos unos cigarros?

—Yo no sé fumar —dije.

—Ahora te enseño, pero cómpralos tú en la tienda, porque tu padre fuma. A ti te van a vender por eso, dijo.

En fin, terminamos fumando para aplacar nuestras ganas. Mariano y José no volvieron hablar esa tarde. La película nunca la vimos completa. Y cuando nos despedimos, intente no darle la mano a ninguno de los dos.

Después de tanto tiempo, esos recuerdos fluyen como que si hubieran sido ayer. Majo se casó José y ahora voy al bautizo de su segundo hijo. Soy su madrina. Pero Mariano fue quién desvirgo a la Majo. Ella me lo conto en secreto y así lo mantuve todo este tiempo. Yo sigo soltera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *