Rapidito

beer-facebook-drinks-20110520085944Cuando llegue a Barrios una cerveza fría me esperaba. Steve la abrió con la boca, después dio un sorbo y me pasó la botella en el pecho y sentí una extraña sensación de dulzura y melancolía. Una escena que había vivido antes, con otro amor. Entonces me empine la botella y el liquido se esfumo, chorreando espuma sobre mi boca, repitiendo el ritual que antes había practicado, y sin que Steve se diera cuenta que pensaba en un viejo amor, él se acero y me beso limpiando el excedente que goteaba en mi cuerpo. Una escena lujuriosa que incendio el lugar y también me prendió. Abrió otra y repitió la escena. Y de nuevo, el calor, los besos, el ambiente me hizo empinarme la cerveza. Los besos entonces fueron más ricos, sus manos ya daban avisos de explorar mi cuerpo caliente y eso me motivaba. Ahora el calor era de otro tipo. Y sí, otra, dije de arrecha. Entonces un grupo de muchachos en la otra mesa comenzaron a corear otra…. otra… otra… ¿un reto? No saben con quién se meten dijo Steve presumiendo de su novia y me dio la tercera con mucho orgullo. Lo pensé un poquito y qué mierdas, dije. Aquí va y me la empine de nuevo. Entonces un mesero llevo un cubetazo lleno, ellos lo pagan dijo muy amablemente. Steve orgulloso, dijo gracias, y yo coquetee más por ebria que por otra cosa. Entonces todos me volvieron a retar, Steve el primero, vamos nena, dijo a que ya no puedes con la cuarta, ya estaba ebria y a punto de orinar pero le hice huevos para quedar bien. Así termino la tarde, rapidito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *