Nunca digas: de esta agua no beberé

Nunca me lo habían hecho así. Es la mejor mamada que jamás nadie me han dado.

Eso fue lo que me dijo Esteban al terminar y esparcir su semen en mi boca.

En realidad, hasta ese momento no me había gustado nada el sexo oral, si no era que me lo hicieran a mi. Nunca había hecho el sesenta y nueve tampoco. Si aún que no me crean.

No era algo que me llamará la atención, ni me gustaba. Aún cuando reconozco alguna que otra experiencia, pero sin llegar a que terminaran en mi. Más bien era algo suave y rápido, sólo por complacer, pero sin gusto ni ganas.

Siempre me ha gustado jugar con el pene de mi pareja, tocarlo, sentirlo, jalar de vez en cuando su huevitos, pero sin llegar a pasar su miembro en mi boca en forma tan prolongada y sostenida como esa noche.

Pero esa noche era especial. Mi excitación estaba en la cúspide. También ayudo el haberme enamorado  de Esteban, eso es un plus.

La noche, la celebración y el erotismo de esa velada, hicieron su parte. Y en ese momento estaba más que mentalizada, deseosa de hacerlo. Además Esteban contribuyo enormemente. Supo tocarme, seducirme, introducirme en el juego erótico. Manejo bien los tiempos, y nuestras necesidades. Fue brusco cuando se necesito y tierno cuando el momento así lo requería.

Verle gozar fue otro ingrediente que contribuyo. Su expresión en cada instante fue algo inolvidable, y esos gestos provocados por cuando mi lengua se posaba en su pene. Mis labios humedeciendo todo su miembro, recorriendo con pasión y ternura su afeitada zona sensible fueron lo máximo.

El sabor del semen no es desagradable. Un poco pegajoso, pero nada complicado como pensé que sería. La sensación fue rica. Sentir como se expande y se contrae el pene, y luego expulsar todo el semen a una fuerza brutal, me impacto. Además verlo gozar, fue lo que más me gustó. Se lo haría de nuevo con gusto, ahí mismo, todo chorreado.

Pero nos basto con eso y uno normalito para pasar la lluvia de la noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *