Noche de La la, La

Me encanan los besos y más cuando las personas que me besan son expertas y lo disfrutan tanto o más que yo.

Una noche viendo la entrega de los Oscares con mi novio y una amiga, dio paso a una aventura fuera de toda agenda y lógica.

Fue el primer trío de mi pequeña travesía llamada vida.

Todo comenzó con un beso inocente que pronto se convirtió en besos a tres bandas.

Todo sabía diferente. Era una pasión desbordada, con una excitación desmedida.

En un instante mi novio se apartó para ver como Sandra introducía su lengua en mi boca y disfrutaba ese varonil sueño de ver dos chicas coger, un seño hecho realidad.

La verdad que fue algo mágico. La dulzura de los labios de Sandra y la timidez de mi cuerpo, explorado por sus finas manos, hicieron aquella noche un espectáculo extremadamente sensual que nos hizo olvidar los premios y perdernos en espectáculo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *