Mi amiga Vanessa

1212705024_fSu encanto es natural. Pero su cuerpo está lleno de hormonas.

Nos hicimos amigas por casualidad. Por otra amiga. Y desde esa fecha no queremos mucho.

Me contó que tiene novio. Y está feliz. Pero sigue saliendo de noche a prostituirse. Lo cual no me gusta.
– Y él qué piensa de tu trabajo? Le pregunte un día.
– No le gusta mucho, claro, pero, en fin, hay que conseguir el dinero. Es que él no encuentra trabajo, sabes?
– Ah. Tu lo mantienes.
– No, nada de eso, es muy orgulloso para eso. Va…. En lo que estás nena.
– Y que piensa tu novio de que tengas pene?
– De mi verga?
– Sí eso.
– Pues, verás, pensé en operarme. Pero claro, entonces, porqué iba a estar conmigo. Yo creo que está conmigo porque yo soy distinta.
– ¿Cómo así?
– Ah, no te hagas la inocente nena.. jajajaja
– No, no es eso, explícame.
– Ah, a él también le gusta mi pene.
– En serio, cómo así.
– En serio.
– Pero cómo. No entiendo.
– De vez en cuando me pide que lo penetre. O le gusta mamarme la verga.
– Naaaa. Entonces es hueco, también.
– Puta, cerota. Más respeto.
– Entonces tu eres el hombre……..
– No tonta. Mira pues. A los hombres les gusta eso. Ahí donde los ves, muy machos, casados, con hijos, mujeriegos y todo eso, pero les gusta chupar penes y que se los cojan por el culo. Así es.

Vanesa, es un travesti, que ni de lejos, ni de cerca parece hombre. Ni su voz la delata.

Bueno cuando la tiene cerca, y le ves entre las piernas, si notas un bulto grande colgando. El otro día me lo enseño y es enorme.

Y ahora que me cuenta esto de su novio pensé de inmediato, con razón al Pedro anda con ella. Si le gustan las vergas, esta la tiene enorme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *