Matrimonio con infidelidad

Con cuarenta y tantos años una se replantea todo. Mi matrimonio estaba pasando por una etapa difícil. Mi esposo le gustaba ponerme los cuernos con una chica de su oficina y en las noches el sueño le ganaba a la emoción. Así que, a través del consejo de una amiga, comencé a rehacer mi vida. Mi relación comenzó a parecer normal, a la vista de todos, pero en realidad, ambos comenzamos a tener una doble vida. Sucedió así y ambos lo aceptamos al principio. Pero luego, llegaron los celos y los reclamos. El asunto fue que conocí a un chico mucho mas joven. Además de guapo y atlético es encantador, muy maduro, le gusta el teatro, la lectura y, sobre todo, la cama. Entonces comencé a salir con él. A darme color, como dicen en mi familia, sin importar más que mi felicidad. Mi madre me preguntaba por que no dejaba a mi marido, pero eso era un poco más complicado. Así que todo el mundo hablaba de lo mal que me miraba, durmiendo con un niño y siéndole infiel a mi marido. El pobre se sintió tan mal, al principio por el qué dirán y después por la envidia que comenzó a reclamarme. Pero nunca reconoció que yo hacia lo que él hacía. Y qué creen me pidió perdón, borrón y cuenta nueva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *