Mal polvo

Una de las pocas malas experiencias que he tenido, me sucedió con un chavo del que estaba enamorada desde los básicos. Durante ese tiempo nunca se fijo en mí. Pero al final terminamos siendo amigos y cuando tuve la primera oportunidad le declaré mi amor.

Claro que se asusto cuando le dije que lo amaba desde hacía tiempo y quería que fuera mi novio. Su primera reacción fue decirme que no. Que no le gustaba y puso excusas. Pero seguro se dio cuenta que podía aprovecharse de mi y así lo hizo.

A pesar que éramos novios, le costaba darme besos. El primer beso fui yo quién tomo la iniciativa y lo bese tan efusivamente que se volvió asustado a su casa.

Después de un mes, busque la forma para que tuviéramos sexo. Ahora que recuerdo fue toda una odisea y cuando por fin sucedió fue el principio del fin.

Todo iba normal. Pero de pronto comenzó a sobre excitarse y supe que pronto se vendría. Entonces saco el pene, se quitó el preservativo y me lo puso justo en mi cara, para después comenzar a masturbarse.

Qué pasa aquí, pensé. Mucho porno.

El comenzó a eyacular sobre mi rostro y me golpeaba su pene sobre mis labios queriendo que se la chupara. Pero eso me dio cólera. Después me dio risa, al ver su rostro desencajado.

Esa fue la única ocasión que tuvimos sexo y después dejamos de ser novios.

Les contó a unos amigos que me había dejado, pues era un mal polvo.

Yo creo que fue por otra cosa, pero, en fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *