Lo pequeño provoca vergüenza

feerVen le dije, desnúdate y metete conmigo.

Se bajo los pantalones y observe que tenía su pene bastante más pequeño a los que hasta ese momento había conocido.

Se dio cuenta de mi curiosidad y de inmediato se tapo y logro meterse entre las sabanas.

Aquella excitación que te puede provocar un cuerpo de un hombre desnudo se fue desvaneciendo al observar su pene.

Al contacto de mi cuerpo con su cuerpo, la sensación que me provoco fue extraña. Un poco de rechazo y prudencia.

Me comenzó a tocar y besar, yo respondía de manera displicente, tal vez alejada. Él lo noto y me preguntó por qué había insistido tanto y ahora estaba fría y distante.

Entonces intente involucrarme y con mis manos tome su pene. Comenzó a pararse, mientras eso ocurría yo trataba de concéntrame para lubricarme más.

Cuando intento penetrarme su pene perdió la erección. Entonces se freno. Al ver la situación incómoda, lo acaricié, lo bese y  de nuevo con mis manos intente que obtuviera de nuevo la erección, pero nada paso. Se quedo chiquito, arrugado y yo diría que escondido de vergüenza.

Se levantó, se vistió y se fue sin decir nada. Después me di cuenta que me borro de fb, me bloqueo del chat y nunca más me devolvió las llamadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *