Lo hago por nuestro bien

Al calor de los tragos, en un bar de cuarta categoría, entre los amigos presentes, le dije a mi novio que no me satisfacía sexualmente, pero aún así lo amaba. Claro que se sintió mal al escucharme, y lo peor, se sintió ofendido y humillado frente a nuestros amigos y amigas que compartin cervezas esa noche.

Pero es así. Después de año y medio de relación, los orgasmos son escasos, las ganas son renuentes y los niveles de excitación que me provocan no llegan a nada, más que a cumplir con una relación consensuada, y poco placer.

Por qué lo dices, me pregunta una amiga. Se que se refiere a por qué lo digo en esas circunstancias y ahora. Pues todo el mundo sabe que es un acto de desesperación y un pedido de auxilio revelador.

Entonces una amiga, dice algo alocado para romper con la tirantez que ha provocado mi revelación. Enseña a tu novio a masturbarte, dice como quién lanza una pregunta al aire, haber quién responde.

Pero entonces esa discusión de convierte en una declaración de intensiones. Y así los consejos van generando todo un libro de recomendaciones y anécdotas. Para comenzar, dice uno, debe tener paciencia, la excitación en una mujer no sucede de manera expontanea.

Luego una chica al fondo explica que una forma para conocer si una esta excitada es la lubricación, y eso es fácil, toca suavemente y si hay humedad, puede que haya excitación. Otra agrega que una forma sencilla para lograr una buena masturbación es comenzar suavemente, colocando los dedos al comienzo de los labios externos de la vagina. Cómo si tocaras un acordeoan, encoges y estiras. Todas nos reimos.

En ese punto, algunos hombres fueron más explícitos. El clítoris nunca debe ser tocado de inmediato. Pero es difícil encontrarlo dice otro. Una técnica para ubicar perfectamente ese punto es generar presión y pasar los dedos desde el comienzo de la vagina hasta atrás, cuando alguna protuberancia se palpe, entonces ahí es.

Todos son expertos, todos opinan, mi novio se siente más humillado y se calla. Quiere que el mundo se lo trage. Pero estoy conciente que lo hago por nuestro bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *