Las fantasías animadas de ayer y hoy

tumblr_m77w7xfOKi1qg5fujo1_250Claudia, mi amiga santurrona, piensa que hacer el amor con una estrella del cine, como George Clooney por ejemplo, es algo cool que algún día le pasará en la vida. Andrea que es más realista piensa más en los conocidos y personajes cercanos a su entorno. La otra vez me contó de sus sueños sexuales con el profesor de ética política.

Cuando hablamos de estos temas dentro del grupo de amigas, siempre salen las relaciones típicas que subyacen en toda fantasía. Todas queremos ser objeto de deseo, sin que eso implicara tener sexo con todos. Otro síntoma es que en una gran mayoría nosotras nos enrollamos con personajes distintos, sin ninguna orientación por nuestros gustos. Por ejemplo, Marcia quería ser una mujer salvaje para humillar a los hombres posesivos. Y Berta era todo lo contrario, por tener carácter fuerte siempre anda pensando que algún día encontrará un tipo que la controle, que ejerza poder sobre ella.

Sin embargo, al margen de estas platicas entretenidas y sin sentido, me he dado cuenta que la mayoría de nosotras improvisamos a menudo cuando algo ó alguien nos provoca. En muchas ocasiones son fantasías que al final terminamos por cumplir y que en ocasiones involucran deseos inconclusos, pero que terminan siendo eventos sexuales que se estimulan por sensaciones provocadas, como por ejemplo montar a caballo, recibir flores y oler un perfume que siempre nos gustó en cierto tipo de hombres.

Eso me pasó recientemente y cuando lo compartí en el grupo, casi todas reflexionaron que algo similar les había sucedido.

En una ocasión llegue a comprar un perfume a una tienda, y el muchacho que me atendió me dijo algo especial. Además de sentirme halagada, me expuse ante el ante su atrevimiento. Fue un despertar sexual, digno de una película. Quizás los hechos reflejaban mi propia ansiedad.

Lo cierto que la situación romántica que desemboco aquella compra, fue más allá de una simple aventura. Terminó el fin de semana en un hotel de la playa del pacífico. La música, el licor, los cigarros y toda la parafernalia que el muchacho llevaba me hicieron cumplir una de mis tantas fantasías, tener orgasmos múltiples con un hombre joven, guapo y muy cariñoso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *