Las cosas que hay que hacer, por los celos

sdMe despedí apresuradamente de mi ex con un beso. Steve me pregunto de dónde venía tan despeinada. Y como me cansa dar explicaciones, le dije que era por el viento.
– Así, pero quién es ese, dijo refiriéndose a él.
– ¿Qué?. es Gerardo. Con quién platicaba, si es Gerardo, le dije.
Y por favor deja de preguntar, que pareces un hombre machista y celoso, inseguro e inmaduro, le dije. Eso lo calmaba. No podía verse vulnerable ante mí.
A dónde vamos, pregunte. Al cine, quieres ir, agregue.
Vamos a coger me respondió. Ok, le dije.
Si pero a dónde, agregue, aquí no hay moteles que recuerde.
No, vamos a coger en el carro. Yo sonreí, recuerdo que sonreí, porque la escena me pareció graciosa. En realidad estaba celoso. Steve no es un hombre machista, no lo es, pero en esa ocasión le dieron celos y quería marcar su territorio y por eso se comportaba así.
Mira gordo, vamos a casa si quieres coger, le dije, yo no vayamos al cine. Vamos otro día.
Tu tranquila, me dijo, estoy buscando estacionamiento.
En serio, es en serio. Quieres coger, le dije.
Entonces te la voy a chupar mientras conduces, te parece.
Y así fue, se la chupe, se la chupé hasta que se vino. Solo fue un poco de semen el que trague.
Ya, no te preocupes, le dije.
Ahora qué quieres hacer, le pregunte. Pues no sé, respondió ya más tranquilo.
Aún quieres ir al cine o nos vamos a la casa, le pregunte.
No sé, dijo de nuevo y entonces me pregunto, y tú qué quieres hacer. Yo, enjuagarme la boca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *