La toalla blanca

Después de ver escenas de parejas teniendo sexo en lugares públicos, me recordé de una situación similar vivida cuando tenía 20 años. Pero no me paso en un baño público, sino más bien en casa de un amigo. En el baño de su casa. No sé porque entramos al mismo tiempo y como era tan angosto nos topamos el uno al otro hasta que terminamos besándonos. Entonces, me dio la vuelta y me penetro. Era mi novio y no era el dueño de esa casa. Solo recuerdo que me puso sobre la parad y me penetró bruscamente. Comencé a moverme y el me penetraba de forma rápida. En aquel pequeño espacio, a él le tambaleaban las piernas y se notaba que desea terminar cuanto antes y yo quería gemir pero al otro lado de la pared, estaban los padres de mi amigo viendo televisión. Fue un instante cuando me dijo que se venía. Entonces, como no habíamos usado preservativos, lo avente sin más, antes que terminará y cayó sobre la taza del baño escurriendo semen. En ese instante la madre de mi amigo nos toco la puerta, deseaba entrar. Tome una toalla blanca que estaba sobre la mesita y me limpie como pude y luego hice lo mismo con mi novio. Fue rápido y salimos corriendo. Cuando la madre entro, no se dio cuenta de nada. Al salir, se limpio las manos y la cara con la toallita llena de semen, mientras nosotros observábamos desde el cuarto de su hijo. Nuestro amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *