La mirona de la fiesta

mujeres-banoEn medio de la fiesta me voy de prisa al baño.

Una chica me observa y me ofrece ayuda.

Mi vestido está manchado, le digo, esperando algún consejo para quitar esa fea mancha.

Dale con agua y jabón, así con fuerza, me dice, luego lo secas aquí.

Estoy presa de vergüenza, le cuento. Pero en realidad estoy presa de mi energía, de mi euforia y de mis ganas de sexo. Es feo que la novia se dé cuenta que estuve con su prometido, pienso. Eso es lo que en realidad me avergüenza, pero no se lo digo.

No te preocupes, me dice la chica del baño cómo quién leyera mis pensamientos, y agrega: El semen no deja mancha.

Me sorprendo y al mismo tiempo me aterro más.

No te preocupes me repite de nuevo al ver mi cara de espanto, nadie los vio. Bueno, tal vez……, solo yo. Pero no diré nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *