La libertad

jhyuuA tres años del divorcio la autoestima se reestableció.

Al principio no supe qué hacer con mi libertad. Sin hijos y sin pareja, sufrí varios trastornos de inseguridad.

Hasta que el tiempo sano mis heridas y continúe navegando por  el amor y el placer.

Lo primero no llegó, pero dio paso a lo segundo.

Entonces olvide lo que era dormir de noche. Después olvide compartir la cotidianidad, las comidas en pareja, las tardes en el parque y el café de la noche.

Ahora me hacen falta, pero tengo novio y entonces no sé muy bien que voy hacer con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *