Infidelidad incomprensible

9ef4d07131Llevó 20 años de casada. Mi marido me lleva 8 años. Cuando lo conocí había tenido mucha curiosidad por el sexo y lo que me gustó de estar con él era su experiencia. Los primeros años fueron maravillosos, quizás por ser aún una adolecente que se había enamorado de un tipo maduro y sexy.

Pero los años nos pasaron factura. La intimidad se fue reduciendo poco a poco y después de un tiempo comenzamos teniendo sexo de baja intensidad.

Poco después de asistir con un terapeuta, mi marido llegó a casa con nuevas ideas, nuevas formas de renovar nuestro erotismo, me dijo un día, y me convenció de cambiar la rutina sexual.

Su fantasía era verme con otra mujer. Así que contrato una prostituta de lujo.
Al principio me fue difícil, pero al final lo hice bien, pero no me gustó. Siempre me daba el temor de una enfermedad, total era una puta. Después me contrató un chico pero el asunto fue peor. No hice nada con él y me enoje bastante.

Un día encontró un aviso sobre intercambio de parejas y fuimos.

Por ser la primera vez, estaba bastante nerviosa. Éramos una pareja de viejos feos. Quién podría aceptar la relación. Pero como siempre pasa, hay un roto para un descocido. Una pareja de novios, bastante jóvenes, acepto el intercambio. La chica casi adolecente. Su novio me aseguró que tenía 24 años, yo en cambio le calculé 17 o menos.

Al principio todo bien. Pero al cabo de un rato no pude hacer nada y se lo dije al chico, que lo sentía pero no podía. El se porto muy comprensivo y no hizo problema, más bien nos sentamos a ver como mi marido se cogía a su novia.

Para mí la escena era patética. Mi marido tocaba a la chica y ella, pues simplemente le pedía más. Era incomprensible para mi mente tan corta, ver que una adolecente tan linda gozaba a un viejo que le costaba mucho funcionar, teniendo de novio a un joven tan guapo y atlético a su lado.
Pero en fin, lo que más cólera me dio fue ver a mi marido coger de forma tan fogosa a una muchacha que tendría la edad de nuestra hija.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *