Hombres casanovas

Los hombres aventados son a veces los más frágiles cuando una toma la iniciativa. Me acuerdo que en una ocasión, un tipo muy galan, comenzó a coquetear. Era una de esas escenas que haciendose el guapeton, te quiere llevar a la cama de inmediato. En realidad era muy guapeton, pero cuando fui yo la que tome la iniciativa se sintió cohibido. Me acuerdo que hasta me trato mal, diciendo algo que siendo yo “decente”, no debería estar ofreciéndole las nalgas a cualquiera. Fue algo subrealista. Y no era eso lo que querías, le increpe. Pero resulto que solo quería mi amistad, según dijo. Y qué, le dije algo molesta, si podemos ser amigos y coger. No hay nada que lo impida. Pero fue tajante. Así que todo quedo en una pérdida de tiempo, que ni amigos somos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *