Grandioso

663336Me desgarro la blusa, me quito el sostén y empezó una sinfonía de caricias y besos en mis pechos, los pezones parados ya mostraban el grado de excitación que tenia y al rozar su lengua delicadamente sobre ellos, acompañados de una dulce succión y un pequeño mordisco que erizaban mi piel al punto que quería desprenderse de su cuerpo y unirse al de él….sentí el orgasmo más grandioso que jamás alguien me había provocado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *