Extraño fetiche

La primera vez que tuve sexo casual fue un desastre. El chico al verme, se soltó y me dijo que no me había rasurado. Durante todo el trayecto para el motel, me había medito mano y estaba super excitada. Y en ese lapso me decía cosas como, te voy a partir en dos, mami te voy a coger en cuatro, te comeré tu vulva, y otras cosas feas, pero sus dedos tocaban maravillosamente mi vagina, con la adición que era mi primera experiencia en sexo casual, después de bailar con un desconocido que me había ofrecido una maravillosa experiencia, se me hacia todo muy surrealista, excitante y emocionante al mismo tiempo. Cuando llegamos el motel nos dimos el primer beso. Sin darme cuenta que todo sería un desastre, el beso fue lo peor. El tipo no sabía besar y fue desagradable. Así que forceje con él para que siguiera y me desnude, sin preámbulo, me tiro a la cama y fue directo para hacerme sexo oral y ahí se dio cuenta que no me había rasurado. Y a los dos se nos quitaron las ganas. Entonces se comporto como todo un macho herido y comenzó a ser sarcástico, agresivo y lo vulgar de antes se convirtió en ofensivo. Así que opte por vestirme y pedirle que me llevará de regreso al bar. Pero al ver su agresividad culpándome de todo, decidí pagar un uber y saliendo del motel decepcionada de tanta estupidez, olvidé mi celular. Afortunadamente lo recobré pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *