Encuentro cercano de otro tipo

fotosublCuando llegó me beso efusivamente. Corrió la persiana y encendió la luz del fondo y como buen organizador me sentó en una silla sin decir una sola palabra.

La pasión aumentaba en cada segundo. Me miro mi entrepierna y me pidió que me abra un poco. Esa tarde estaba complaciente. Así o más, le respondí.

Se acerco y le ayude con el cinturón y su pantalón. Yo seguía con las piernas abiertas, dispuestas para esa aventura.

Su pene ya estaba erecto y asomaba como quién enseña la carta mayor en un jugo de azar.
Se desnudó rápido y sus ojos lujuriosos estaban más brillosos que otros días.

Me acomode para recibirlo. Me quité la blusa y deje al descubierto mis pechos. Entonces me froto el pene en mi pezón y se puso duro.

El comenzó a gemir de placer con solo verme semidesnuda.

Tócate, me ordeno. Yo le obedecía por instinto. Subí las piernas a la cama y deje ver toda mi vagina, mientras mis dedos me masturbaban.

Entonces vi como contorsionaba su cabeza se mordía los labios de manera obsesiva.

Al ver esa escena, acerque mi boca hasta la cabeza de su pene. Lo humedecí poco a poco y luego abrí la boca lentamente para que entrara suavemente. Subsuione poco a poco, apretando delicadamente esa parte de su pene.

Yo estaba feliz, era una buena forma de iniciar un encuentro de otro tipo. Pero de pronto, todo terminó en cuestión de minutos. Su semen escurrió por mi cara, era el final para un inicio maravilloso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *