Enamorada

No tenía edad para ser emocionalmente correcta, ni madura, pero si asumía mi papel de chica liberada. En esa época me emocionaba salir con cualquier chavo carita que me lo pedía. Era fácil, según mis amigos. Y según mis amigas, era una puta.

Pero los chavos guapos nunca fueron mi debilidad. Me gustaban de otro tipo. Mas apegados al conservadurismo.

Un tipo mayo, feo para los estándares de mis amigas y para todos, me estremeció con tanta dedicación que termine enamorada y contenta.

Nos conocimos por mi hermana. Me propuso salir de inmediato. Acepte tres meses después. Sin pensar que todo podía pasar en tan poco tiempo.

Su casa era una especie de paraíso tropical, en donde seducía a toda chica que se cruzara en el camino.  Sus conquistas estaban a la vista de todo mundo. Sospeche desde el primer momento que mi hermana había estado también en esa misma cama. Había muchos indicios, pero nunca pregunte.

Cuando me toco, sus dedos ásperos y expertos en carne fresca, me hizo estremecer y gemí como principiante.

Logre dos orgasmos antes que el tuviera su primera eyaculación. Y cuando me hizo sexo oral, comprendí que todo aquello en lo que había creído y soñado no existía.

A partir de ahí, el cielo y la gloria.

En entonces comencé a llegar aquel sitio regularmente, con ganas de todo. Hasta que un día encontré a otra chica, más joven, más bonita y más dispuesta en mi lugar.

Comencé a llorar amargamente y me retiré en silencio, para regresar al otro día, esperando una explicación o tal vez una disculpa, pero recibí un desprecio y una buena cogida.

Regrese como siempre lo hacía, tratando de olvidar lo sucedido, pero él se encargaba de recordarme mi papel a cada instante y esa tarde, cuando cogía con la nueva chica, más joven y más dispuesta, me quede hasta el final.

Al otro día, según yo era mi turno, pero había otra en mi lugar. Y el esperaba a otra más.

Un día nos junto a todas y la chica más joven estuvo dispuesta para seguir así. Yo solo me quede enamorada de aquel instante.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *