El rapidito

4b1f5dc8-fdc8-4406-a98a-e10e47ee822dMe encanta que las cosas se den espontáneamente. Por qué, la pasión y el deseo sexual no deben tener planificación previa. Cuando tienes ganas, tienes ganas, sin importar dónde estés. A veces no hay necesidad de nada más que la disposición, hacerlo es un imperativo, no importa que sea con la ropa casi puesta, en lugares raros, o en ambientes llenos de gente. Pero no confunda que no soy exhibicionista, ni tampoco me gusta llamar la atención y menos ponerme en peligro. Sólo digo que me gustan los rapiditos.

Les voy a contar dos rapiditos que han sido memorables. El primero fue en una fiesta de quince años, no la mía, de la hija de una amiga, y el segundo atrás de una iglesia. Duraron poco, y por eso fueron rapiditos, quizás entre 5 y 7 minutos, pero el orgasmo que obtuve fue sonoro. Y la satisfacción de mi pareja fue lo máximo.

En pleno festejo, las ganas comenzaron a surgir. Era un salón grande repleto de gente. Después de bailar durante horas, salimos a un patio a refrescarnos y comenzamos besándonos inocentemente. El asunto que lo hicimos en pleno pasillo, justo donde repartían la comida. Eso duro poco, pero despertó la pasión. Atrás de aquel salón había una piscina, y en el fondo de la misma una sillas plegables para tomar el sol. Ahí fue, justo en medio del festejo.

También en una celebración, pero está de otro tipo, se dio la oportunidad. La iglesia estaba llena y llegamos tarde. Además no soy muy religiosa, así que rodeamos el edificio y justo en la parte de atrás había un pequeño jardín, lleno de rosas, una grama verde bien cuidada y unos árboles frondosos de sombra. Parados, por detrás, justo cuando todos se daban golpes en el pecho, me venía. Ayudo que llevaba falda y tuve que andar sin ropa interior el resto del tiempo.

Eso no significa que no me gustan los momentos que duran más tiempo. Claro que necesito ambos, y la paso bien con esa adrenalina que significa hacerlo ahí cuando surgen las ganas, que cuando se crean las condiciones y el encuentro puede durar horas, sino noches y días enteros. Pero el rapidito ha sido necesario en mi vida. Afortunadamente tengo a un hombre que me complace en todo sentido y en todos los lugares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *