El maloso y la malosa

Los convivios navideños pasan cosas impredecibles. Este año no fue la excepción. Resulta que mi mejor amigo llevo a su novia a la fiesta. La tipa me cae mal y es reciproco la cosa.

El hablaba con la novia cuando llegué. Es bastante celosa, así que mi primera reacción fue hacerla enfurecer. Llegué y le di un abrazo a mi amigo y le dije todo lo que lo quería, que era la persona más importante en mi vida y que me alegraba que comenzáramos el año juntos para continuar cultivando nuestra amistad.

Ella enfureció, casi le hace un escándalo. Pero la bulla no permitió que nos diéramos cuenta. Así que todo quedo en intento de escarnio.

Al comenzar el baile lo primero que hice fue sacarlo a bailar. Ella no lo dejo. Hija de puta, me dijo, dejar de estar chingando a mi novio porque te vas arrepentir, no sabes con quién te estas metiendo. Una amenaza directa y si, me sentí intimidada. Así que mejor me calme.

Pero otra amiga y compañera del trabajo, que no sabía nada de ella, llego, lo saco a bailar y le dio una agarra de padre y señor mío. Ella enfureció y los saco casi del pelo a los dos. Mi jefe intervino para que la fiesta continuará en paz.

Y vos qué putas, le pregunte a mi amiga. Pues nada, me dijo, el otro día nos trincamos al salir del trabajo y pensé que ahora podía también, pero no sabía que andaba con esa chava. No seas mula, le dije, ella es su novia oficial.

Bueno, dijo ella ya paso y seguimos la fiesta.

Al final de la noche regreso mi amigo, iba todo aruñado y había terminado la relación. Así que con la otra compañera comenzamos a apapacharlo. Pero ya ninguna de los dos quiso nada con él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *