El día que quede embarazada

mujer-embarazadaAl principio pensé que había sido por hacer el amor acostada.

Siempre lo habíamos hecho de pie. En la oficina. Al final de la tarde o al inicio del día. A un costado de mi escritorio, atrás de la puerta o entre las fotocopiadoras. Pero nunca habíamos salido de noche, menos ido a un motel y menos tenido sexo en una confortable cama.

Por esas vicisitudes de la oficina, siempre que Juan terminaba, su semen escurría entre mis piernas, o se quedaba en mis nalgas como recuerdo de un momento de excitación y peligro, que bien valía la pena vivir.

Pero esa noche, después de 4 meses de correr por los mismos pasillos escondiendo nuestro romance, lo invité a salir, por su cumpleaños y para que conociera el nuevo Nido de Amor.

Esa noche lo hicimos de mil maneras. Pero en el último acto, el preservativo se rompió. Eso fue. No sé, también contribuyó que nos acostáramos.

Bueno, pensándolo bien, el semen de Juan es fuerte, ese día cumplió los 18 años. Eso fue.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *