El casi hermano

Un apuesto joven me sedujo una noche de copas y genero escandalo en mi familia. Mi madre piensa que soy una menor, que nunca he tenido sexo y que cuanto más ingenuas son las mujeres, más se aprovechan los hombres. Pero este no era el caso. Mi hermana pequeña me comprende. Mi padre deja de hablarme. Mis amigas no comprenden, pues para cualquier madre, el chavo es un buen partido para sus hijas. Pero nada hace cambiar de parecer la intensidad de mi madre y me prohíbe que lo vea. El sexo bajo prohibición se disfruta más. Pero las cosas se fueron de cause. Mi madre, acompañado de mi padre invaden una fiesta y me hacen pasar la mayor vergüenza posible. Los dieciocho años no te da libertad para hacer y deshacer, me dice mi madre furioso. Mi padre refuerza su autoridad al indicarme que mientras viva bajo su techo esas son sus reglas. Todo un drama para evitar mi relación con alguien que me gusta. Hasta que lo logran. Y el tiempo paso y la vueltas de la vida hacen que mi hermano mayor me cuente el asunto desde otra perspectiva. Ese, puede que sea tu hermano, me dice tajantemente. Si nuestro padre tuvo un romance con la madre del chavo. Y mi madre nunca supo si en realidad el hijo que ella tuvo es nuestro hermano, dice riéndose. Cómo así, pregunto. Mi madre estaba embarazada de ti, se entero que mi padre tenia una amante que también estaba embarazada. Así que tu saca tus conclusiones del porque ambos se oponen a que sigas con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *