El amigo

Mi madre estaba platicando con los vecinos antes del toque de queda, mientras miraba la televisión en la sala. De pronto escuche la voz de Joaquín, mi nuevo amigo, que saludaba a mi madre y preguntaba por mí. Entra, dijo ella, como siempre a esta hora ve la TV. Mi padre y mis hermanos aún no llegaban a casa, faltaba dos horas para el cierre del país. Mi novio llegó temprano, pero le daba miedo el regreso y la policía. Así que mi nuevo amigo entro y se sentó junto a mí y preguntando qué miraba. Nada dije. Entonces se abalanzó sobre mí, me beso con fuerza, sus manos me bajaron el pans con mucha facilidad y comenzó a tocar mi vagina mientras su lengua me penetraba mi boca con una suavidad que dolía. En poco tiempo tenía el pans abajo, roto el calzón y mis pechos al aire. Me llevó a la mesa, me recostó y me tuvo. Justo cuando mi padre y mis hermanos llegaron, el se venía. Sentí lo caliente de su semen, pero aun así nos dio tiempo a volver a la normalidad por fortuna. Cuando me puse de pie a saludar a mi padre, mi hermano comentó, en que te manchaste que tienen mojado el culo. Joaquín tomo mi calzón roto, lo tomo como recuerdo y aprovecho la oportunidad para despedirse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *