Desfiles, batonistas y sexo

sexo-carro-venezuelaMi madre me pidió favor que fuera por mi hermano al colegio. Era la fiesta previa de la independencia y las calles del pueblo estaban llenas de redoblantes, batonistas y padres tomando fotos de sus niños abanderados.

Cuando llegue no había lugar para estacionar. Todo estaba abarrotado. Desesperada llamé a mi hermanito para decirle que saliera rápido, que ya estaba afuera.

Sin embargo se negó, su acto aún no empezaba.

Entonces llamé a mi novio. Vive a media cuadra del colegio. Quería compañía mientras esperaba.
La lluvia se puso fuerte y mi novio llego justo a tiempo. Mientras esperaba, tuve sexo con él.

Todo iba bien hasta que un policía de tránsito toco mi ventana. Deben moverse, por aquí pasará el desfile, me dijo.

En ese momento gritaba de placer y estaba a punto de alcanzar el orgasmo perfecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *