Deseo sin amor

estasi_1--575x323Mi vida tuvo un cambio drástico y consistente cuando conocí a Steve. El amor me hizo reflexionar y así pude soportar las cosas cotidianas de la relación en pareja y al final, cuando todo termino, me sentí destrozada. Triste y muy sola por creer que el amor significa sufrimiento.

Luego tuve una época bastante alocada. Muchas fiestas, mucho alcohol, algo de drogas y bastante sexo. Siempre de mala calidad, sin brillo, solo para mantener el ritmo, me dijo una vez mi amiga Claudia. Pero nada relevante, hasta que dije “hasta aquí”.

Entonces retome a mi vida de soltera, más sosegada, apegada a las amistades, con mucha vida social, pero menos alcohol, nada de drogas y casi sin sexo. Y debo decir que en ese tiempo me la pasaba muy bien. Disfrutaba la vida, era muy activa en mis ideas y comprometía en las cosas que emprendía.

Un día conocí a Esteban. Un tipo que me animó a retomar el sexo. Hasta ese momento no había podido olvidar a Steve. Pero Esteban era un desgraciado que se las sabía todas. A partir de ese momento empecé de nuevo a disfrutar mi cuerpo, abrir nuevamente mi sexualidad y retomaron los orgasmos múltiples, las osadías del deseo y por sobre todo a la apertura de mente.

Y todo sucedió cuando me convenció a que le dijera todo lo que deseaba que él me hiciera. No fue fácil abrirme a semejante petición, pero cuando lo hice, todo fue más sencillo. En verdad todo fue más sencillo. Y lo mejor, no me enamore de Estaban pero nos disfrutamos aún.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *