“De quién ese culito”

Joven empresario sosteniendo la mano en el culo hermoso socios   Young businessman holding hand on his beautiful partners ass

Un novio que tuve era tosco en todo y cuando hacíamos el amor, en pleno apogeo de la relación, siempre decía esa frase: “de quién es ese culito”

Ahí aprendí a responder con más frases trilladas: “tuyo amor”, y lo que más le gustaba que le dijera: “es para que goce tu vergota”.

Fue una bonita relación, que en ese momento no valoré por sus excentricidades, sino por la forma en que me trataba el resto del tiempo. Y en la cama el “macho oriental” tampoco era malo.

Después de casi 10 años se me había olvidado por completo que hay hombres así, hasta que uno tipo con quién salí me lo dijo de nuevo.

Pero no fue cuando hacíamos el amor, sino al momento que me puso su mano aprisionando mi nalga y se le salió “de quién es ese culito”.

El problema con esa frase diez años después, es que me había convertido en una liberal empedernida, había dejado el romanticismo y la comprensión y consideraba a ese tipo de hombre de lo peor.

Es mío, hijo de tu madre. Y deja de tocar que ni me da placer, y si me provoca darte una cachetada. Así se terminó nuestra incipiente relación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *