Confusión y desencuentro en la relación

des¿Cómo se termina una relación qué aún no ha comenzado?

 Joha, tiene un novio virgen. Ella, divorciada. Ambos son jóvenes, casi de la misma edad. El se aferra como puede a la relación. Pero se convierte en problema cuando el sexo no está permitido.

Mi amiga decide no perder más su tiempo. Piensa que la usan para guardar las apariencias.

Eres un estúpido. No puedo aceptar tu comportamiento.

Así comenzó la discusión que transcurrió durantes dos largas horas. Era la parte final de una relación que en teoría había durado 4 meses, pero en la práctica no se había consumado.

El miedo a perder la virginidad viene acompañado de algún hecho traumático de nuestro crecimiento.  O tal vez, nos sentimos confundidos y atraídos por el sexo entre iguales. De todo paso por la cabeza de mi amiga. Hasta esa noche, que todo se rebalso. Una cosa llevó a la otra y su paciencia colapso.

Sin embargo, él insistía. Que le diera tiempo. Que lo comprendiera. Que lo ayudará, que iba a cambiar. En fin, el cielo y la luna era el límite para sus promesas.

Mira, todos nos aceptamos como somos, no hay problema en eso. Y no pasa nada, si la idea es que no podemos seguir juntos, entonces no importa lo que hiciste o dejaste de hacer. Ya no hay futuro para nosotros, porqué tu quieres una cosa y yo otra, muy distinta…..entonces cada quién debe buscar en otro lado………

Ya harta de tanta discusión, Joha tomó una decisión trascendental.

Metió el carro en un parqueo del centro. Salio del carro furiosa, pagó el estacionamiento y regreso para decirle que se tenía que ir. No estaba para entender de razones.

En un arrebato de histeria, le hizo el amor, para demostrarle que podía, que quería, que no tenía impedimento alguno. Que se dejará de pendejadas, era la hora de definirse si era o no lo que necesitaba.

El cuidador del parqueo observo el carro con detenimiento. Para él fue una violación. El chico lucho para no hacerlo, nos dijo luego. Pero el carro se movía de un lado al otro. Y lo hicieron, como prueba los vidrios empañados.

Joha salió medio desnuda. Se arreglo como pudo, mientras él nunca salio.

Por fin, terminó la relación y terminó la virginidad.

Ahora, cada quién anda con su chavo.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *