Confesiones de un mal amante

gfghgtNo fue de inmediato, pero supuse que no le había gustado. En realidad esa noche yo había forzado todo, hasta nuestro encuentro. Pero no me percate de eso hasta después de salir del motel.

Yo tenía tiempo de no hacer locuras. Fue extraño pero el tipo me atrajo desde que lo conocí. El no tuvo esa misma motivación, pero le interesaba mi posición laboral y siguió la relación, hasta que esa noche no pudo decir que no.

La segunda vez fue peor. Y la tercera descubrí que era gay.

Se sentó frente a mí y me conto más o menos está historia.

Lo siento querida. Pero para tener una erección contigo, tengo que pensar en Ernesto. De lo contrario puedes pasar toda la noche estimulándome que no pasara nada. Y luego, me cuesta venirme y mantener la erección.

Pero quería probar. Lo siento. Por un momento pensé que podía ser bi-sexual, pero me equivoqué. Lástima, porque me agradas mucho. Y lástima que no tengas pene. Que es lo que más me gusta. Perdóname.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *