Chupando una paleta

20150527092750169foto1La primera vez fue dolorosamente rico. Braulio tiene un pene grueso y grande y sin contemplación lo introdujo completito en mi ano. Como un experto, me dio la vuelta, arqueo mi espalda y presionó su pene, mientras untaba lubricante, sus dedos frotaban con fuerza mi clítoris y quizás eso me dilato más, pero de un momento a todo, embistió semejante cosa y cupo completito. El dolor fue intenso pero en el mismo momento se fue diluyendo hasta que cambio a un extraño placer y gozo. Claro el dolor vino después, y me costaba sentarme. Braulio me disfrutaba como un niño chupando una paleta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *