Category Archives: De mujeres

Verguenza

Estaba cerrando el tercer semestre cuando lo conocí. Era un profesor nuevo, muy guapo, demasiado carismático y muy bueno para explicar. Después de dos semanas, no había razón alguna para que no le dijera que me traía loca. Era diciembre y empezaba el frio. Pero yo llegaba a clases en

No pasa nada

¿Qué pasa? ¿No tienes ganas?, indagó con una mirada desilusionada. Su pene, estaba arrugado, frío y sin ganas. Parece que no quiere, dije para llenar con razones y excusas el enorme silencio que generaba la contemplación de ese pedazo de cuero, que no quería funcionar. Déjalo, indiqué cuando el empezó

El agradecimiento

Su dedo rozo mi dorso con un movimiento cálido e imprevisto. Y lo hizo en el preciso instante en que sus ojos se cruzaron en mi camino. Entonces sentí que todo era perfecto, la circunstancia de estar ahí y mi compromiso sentimental con otro hombre era secundario. Para ser justo

« Older Entries