Así soy

Cogimos esa tarde, solo porque decidí ser infiel el resto de mi vida. Entonces él, al terminar, me pregunto si seríamos amigos con derechos. Eres mi novio, le conteste enojada, no creas que cogeré contigo solo así.

De regreso a casa, no dijo nada. En mi interior sabía que había ganado la primera batalla, así que el siguiente paso era reafirmar mi poder.

Nos vemos mañana, dije antes de despedirme. A qué horas pasas por mí. Esta bien a las 10, pregunto.

Después de tres años, sigue siendo mi novio. Yo sigo siendo infiel. Y qué.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *