Amor y desamor

Mi amiga Sofía llego a los 27 años virgen. Según me contó, tuvo varios novios con quién quiso tener relaciones, pero por diversos motivos no se pudo. Entonces se sintió fea y rechazada, sin que eso fuera así. Después se dedico a estudiar por una beca que obtuvo y durante cuatro años estuvo alejada de fiestas, viajes y amistades. De regreso en el país, se sintió atrapada y por momentos vio su vida sexual vacía, inexistente y lo peor de todo que la situación se extendía indefinidamente. Así que una noche se preparó física y mentalmente para buscar la oportunidad. Esa noche, le presente a mi mejor amigo. Un tipo guapo, sin muchas pretensiones, pero con un carácter emprendedor.  Según me cuenta mi amigo, fue ella la que lo llevo directo al motel. Ella, después de unos días me contó que no fue maravilloso, pero le encantó sentir su cuerpo vibrar. Nunca más volvieron a salir, no sé por qué. Pero mi amiga estaba feliz, por sentirse deseada. A la vuelta de la esquina conoció a un tipo con quien estableció una relación seria. De inmediato tuvieron relaciones y de inmediato también, le advirtió que estaba en período de experimentación, que, si él no lo aprovechaba, otra persona lo haría. Ya duran tres años, están super felices y el tipo resulto siendo un experimentador nato. Y mi mejor amigo, sigue sufriendo, pues por culpa de aquella noche, quedo embarazado de amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *