Amor de loca

Me enamore como loca de mi mejor amigo. Fue amor a primera reacción, dado que él fue tan amable conmigo, que todo se convirtió en un sueño de hadas hecho realidad. Salíamos, nos divertíamos a montones, disfrutábamos la vida juntos y me alentaba para que fuera mejor mujer, tanto que me compraba la ropa, los zapatos y los accesorios. Era su hobby, según me dijo. Así pase de ser una niña despreocupada por mi atuendo y apariencia a vestir como toda una chica formal. Zapatos de tacón siempre, faldas y blusas combinadas, pelo agarrado, maquillaje y mucho oro. Era su obsesión, verme siempre bien arreglada. Después de un año de noviazgo reclame mi espacio y deje la ropa y sus accesorios por lado y me desnude ante el mejor novio hasta ese instante. Quería coger, con aquel hombre que tenía mi atención. Pero no funcionó. Al principio fue todo confuso, al final resultó que le gustaba un amigo en común, que se llamaba Gerardo y a quién le dije que no, por estar con él. Lo perdone, pero no le dije que no me podía haber usado para evitar que su familia supiera su orientación sexual, que eso no se hacía. Hoy vive con su pareja feliz de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *