Hombres casanovas

Los hombres aventados son a veces los más frágiles cuando una toma la iniciativa. Me acuerdo que en una ocasión, un tipo muy galan, comenzó a coquetear. Era una de esas escenas que haciendose el guapeton, te quiere llevar a la cama de inmediato. En realidad era muy guapeton, pero

Mis pies

Dias y noches para comprobar que todo es cuestión de forma. Pase dos meses con unos zapatos prestados, llegando a una oficina para realizar mis prácticas. Me veía y me comparaba con las otras muchachas que ya trabajaban ahí y que lucían sus zapatos altos, como quién se muestra en

Déjala

Yo esperaba un beso profundo y caliente. En cambio, obtuve un jalón fuerte con agresividad. Mientras sus manos bucaban mis pechos, su pierna separaba las mías. El beso se transformo en un mordisco suave que me dejo rojo el cuello. Entre mi desconcierto y mi temperatura subiendo, el tipo metio

Mi prima y los vaqueros.

En Semana Santa, mi padres siempre nos llevaban a visitar a mis tios, en Reu. El pueblo es chiquito y bonito al mismo tiempo, cercano al Irtra y a la cabecera. La playa sin embargo si está a media hora, pero mis primos siempre nos llevaban a comer camarones con

Los pibes

Mi amiga Astrid tuvo que tomar una difícil decisión. Al salir de secundaria comenzó a trabajar en un banco y se inscribió en la U. Su vida social se esfumo. Un día llegaron tres argentinos a cobrar unos cheques. Ellas los atendió. Los tres le parecieron guapos y coqueteo con

La toalla blanca

Después de ver escenas de parejas teniendo sexo en lugares públicos, me recordé de una situación similar vivida cuando tenía 20 años. Pero no me paso en un baño público, sino más bien en casa de un amigo. En el baño de su casa. No sé porque entramos al mismo

« Older Entries