Mirífico G-2 geoeconómico de Rusia y China en Vladivostok: el nuevo Hong Kong

Alfredo Jalife-Rahme

Después de la cumbre tectónica de los 11-BRICS+ en Johannesburgo (), se celebró del 10 al 13 de septiembre el Foro Económico Oriental (Eastern Economic Forum, EEF) en Vladivostok –puerto ruso en el mar de Japón con más de 600 mil habitantes, a 45 kilómetros de su frontera con China–, cuyas deliberaciones se traslapan notablemente con los fundadores del inicial BRIC (sin Sudáfrica), que comparten sus anhelos de desarrollo industrial high tech y una nueva arquitectura en seguridad y finanzas para la mayoría global, donde descuella el Sur Global multipolar frente a la desfalleciente unipolaridad de la anglósfera en la fase postUcrania.

En la sesión plenaria del EEF, boicoteada por los multimedia de Occidente, el presidente Putin libró su ponencia El Lejano Oriente es la prioridad estratégica para todo el siglo 21 (), en la que resalta la trasformación del Lejano Oriente ruso y las regiones y países circundantes, mediante el despliegue mirífico de la ciencia y tecnología, prodigiosos proyectos de infraestructura, entrenamiento de una fuerza laboral capacitada y el crecimiento poblacional –en un área prácticamente despoblada, en medio del estancamiento demográfico de Rusia.

Si en su célebre discurso en la Conferencia de Seguridad de Múnich en 2007, Putin trazó las líneas rojas de la arquitectura de seguridad europea y la expansión de la OTAN (), 16 años después, ya en plena fase postUcrania, el mandatario despliega en Vladivostok el nuevo horizonte del futuro ruso.

En la sesión de preguntas y respuestas, Putin externó que el desarrollo del Lejano Oriente formaba parte de un proyecto que lleva 10 años –anterior a las sanciones y a la guerra económica de Occidente, debido al contencioso ucranio.

En realidad, el golpe de Estado de la CIA, armado en 2014 por la jázara (https://amzn.to/2MR0PfM) neoconservadora straussiana Vicky Nuland, hoy omnipotente subsecretaria de Estado con Biden, sólo aceleró el proyecto geoeconómico del Lejano Oriente (EEF).

El geopolítico brasileño Pepe Escobar (PE) da rienda suelta a su información privilegiada sobre el EEF en el portal The Cradle () y aduce que Vladivostok va más allá del giro de Rusia a Oriente, en particular, en su asociación estratégica con China: inversiones masivas con 2 mil 800 (¡megasic!) proyectos en curso, de los cuales 646 ya funcionan.

Hoy la tasa de inversión de Rusia en el Lejano Oriente es el triple del promedio en el resto del país, cuando allí se asienta la aplastante mayoría de sus recursos primarios de los cuales ha explorado únicamente 35 por ciento.

Wang Wen, de la Universidad china Renmin, bautizó a este incipiente centro de la economía global como nuevo Hong Kong, donde se entrecruza la tríada infraestructura/transporte/logística, y deslumbra el acoplamiento del ferrocarril Transiberiano con la línea principal Baikal-Amur.

El famoso Corredor de Transporte Internacional Norte-Sur (INSTC; ) –que va de San Petersburgo, atraviesa Irán y Asia Central, y llega hasta Mumbai, la capital financiera de India–, se conectará con el transporte y la logística del EEF.

Los corredores de transporte incluyen a India con el planeado Corredor Marítimo Oriental que va de Vladivostok a Chennai (puerto indio de Tamil Nadu).

Todo este mirífico enjambre de corredores geoeconómicos se conectará con la Ruta del mar del Norte en el ártico, pletórico en minerales e hidrocarburos, donde resalta la asociación con China.

El geopolítico PE descuella la visita a Vladivostok del mandatario norcoreano Kim Jong-Un a su homólogo ruso, al margen del EEF, susceptible de desembocar en una asociación comercial y logística (básicamente ferroviaria) entre Rusia, China y Norcorea: un giro titánico en logística, como lo califica Fesco, la mayor empresa ferroviaria rusa.

En nado sincrónico, Global Times de China da mucho vuelo al discurso estratégico de Putin en el EEF, que de facto profundiza el G-2 geoeconómico entre Rusia y China ().

http://alfredojalife.com

La Jornada

telegram
Facebook comentarios