Putin sentencia el fin de la era unipolar del globalismo colonial occidental

Alfredo Jalife-Rahme

A 16 días de los ejercicios militares conjuntos Vostok 22 de Rusia y China (https://bit.ly/3AYOnCj) –por primera vez en cielo, mar y tierra, en el Mar de Japón–, Vladimir Putin –dotado de sus misiles balísticos hipersónicos indetectables (https://bit.ly/2CbHXjy), que llevan una delantera de 15 ( sic) años a EU– en la décima Conferencia de Seguridad Internacional en Moscú sentenció el «fin del orden mundial unipolar» encabezado por EU y su sustitución por un nuevo orden multipolar, sustentado en las leyes internacionales.

El jerarca del Kremlin asentó que «la situación en el mundo está cambiando dinámicamente y los contornos del orden mundial multipolar se están configurando» (https://cutt.ly/BCqCDE4)), cuando “un creciente número de países y pueblos están escogiendo el camino del desarrollo libre y soberano (¡ megasic!) sustentado en su propia distintiva identidad, tradiciones y valores”.

La palabra clave es la «soberanía»: ¡desde Westfalia (1648) pasando por la Carta de la ONU (1945) hasta Moscú (2022)!

Putin fustigó a “EU y sus vasallos ( sic)”, quienes “interfieren tremendamente en los asuntos internos de los países soberanos ( sic) escenificando provocaciones, organizando golpes de Estado o incitando guerras civiles. Mediante amenazas, chantajes y presiones intentan forzar a países independientes a someterse a su voluntad y a seguir reglas ( sic) que les son ajenas”.

¡Se tardó el Kremlin, quien llegó hasta a soñar en forma cándida con formar parte de la OTAN, en percatarse de la quintaesencia del totalitarismo de la angloesfera!

Putin rememora su indeleble discurso de febrero de 2007 en la Conferencia de Seguridad de Múnich, que marcó el inicio del fin del orden unipolar y que, luego de la quiebra de Lehman Brothers un año más tarde (2008), convenció a China para adherirse al concepto del nuevo orden multipolar.

A mi juicio, la «operación militar especial» ( Putin dixit) en Ucrania sólo acentuó las tendencias de la multipolaridad que iniciaron Rusia en 2007 en Múnich y China en 2008, cuando la dupla Obama-Biden intentaba endosarle la grave crisis financiera de su parasitaria globalización.

Putin arremetió contra las «élites globalistas occidentales», que «intentan lo que pueden para preservar su control de la hegemonía y el poder que se les escapa de sus manos» mediante su «orden neocolonial», lo cual «significa estancamiento para el resto del mundo y para la civilización entera; significa oscurantismo, cancelación de la cultura y totalitarismo neoliberal».

Putin acentuó que el llamado «Occidente» o la EU-OTAN «necesitan conflictos para retener su hegemonía» y hoy usan al pueblo de Ucrania como «carne de cañón».

A juicio de Putin, “la situación en Ucrania demuestra que EU intenta alargar (¡ megasic!) este conflicto. Actúa de la misma forma en todos lados, fomentando el potencial de conflicto en Asia, África y Latinoamérica (…) EU recientemente hizo otro intento deliberado para alimentar las llamas y fomentar perturbaciones en la región Asia-Pacífico”.

Putin estigmatizó que “las élites globalistas occidentales intentan desviar la atención de sus propios ciudadanos de problemas socioeconómicos apremiantes, como su desplome de los niveles de vida, desempleo, pobreza (¡ megasic!) y desindustrialización”, por lo que «desea voltear la culpa de sus propios fracasos a otros países, como Rusia y China».

También criticó el expansionismo del bloque Aukus (Australia-Gran Bretaña-EU) de la angloesfera en la región Asia-Pacífico.

Putin esbozó el boceto del nuevo orden multipolar en ciernes: «sustentado en las leyes internacionales y en relaciones más justas, abierto a nuevas oportunidades para contrarrestar las amenazas comunes, como los conflictos regionales y la proliferación de armas de destrucción masiva, terrorismo y cibercrimen».

Concluyó que “Rusia tomará otros pasos para construir un mundo más democrático en el que los derechos de todos ( sic) los pueblos y la diversidad cultural y civilizatoria sean garantizados”.

Qui dit mieux? El nuevo orden mundial del siglo XXI será multipolar o no lo será.

Fuente La Jornada


telegram

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto