El dinero sin valor en un mundo que se desintegra rápidamente

FABIO VIGHI, PROFESOR DE TEORÍA CRÍTICA EN LA UNIVERSIDAD DE CARDIFF, REINO UNIDO.

La aceleración del “paradigma de emergencia” desde 2020 tiene un propósito simple pero ampliamente desmentido: ocultar el colapso socioeconómico. En el metaverso actual, las cosas son lo contrario de lo que parecen. Al inaugurar Davos 2022, la directora del FMI, Kristalina Georgieva, culpó a la pandemia y a Putin por la “confluencia de calamidades” que enfrenta ahora la economía mundial.

No hay sorpresa en esto. Davos no es un centro de conspiraciones, sino el portavoz de las reacciones cada vez más aterrorizadas de las élites ante las inmanejables contradicciones sistémicas. Los poderosos de Davos ahora se esconden detrás de mentiras como un grupo de niños nerviosos. Mientras nos siguen diciendo que el bajón que se avecina es efecto de las adversidades globales que tomaron al mundo por sorpresa ( desde el Covid-19 hasta Putin-22), lo que ocurre es todo lo contrario: la economía estancada es la causa de estas “desgracias”.

Lo que nos venden como amenazas externas es en realidad la proyección ideológica de los límites y la descomposición en curso de la modernidad capitalista. En términos sistémicos, la adicción a las situaciones de emergencia mantiene artificialmente vivo el cuerpo comatoso del capitalismo. Así, el enemigo ya no se construye para legitimar la expansión del Imperio. En cambio, sirve para ocultar la bancarrota de nuestra economía empapelada de deudas.

Desde la caída del Muro de Berlín, el despliegue de todo el potencial del capital, también conocido como globalización, ha socavado gradualmente las condiciones de posibilidad del capital. Eventualmente, la respuesta a esta trayectoria implosiva fue el desencadenamiento de emergencias globales, que deben ser cada vez más duraderas y complementadas con inyecciones cada vez mayores de miedo, caos y propaganda.

Deberíamos recordar cómo empezó todo con el cambio de milenio, fue con Al Qaeda, la “guerra global contra el terrorismo”, y un diminuto frasco de polvo blanco en manos de Colin Powell. Esta acción de propaganda trajo consigo una muy conveniente ola de miedo: los talibanes, el Estado Islámico, Siria, la crisis de los misiles de Corea del Norte, la guerra comercial con China, el Russiagate y, finalmente, el COVID-19, en un crescendo de emociones. Ahora parece que se está gestando una nueva Guerra Fría, quizás la madre de todas las emergencias.

La historia nos dice que cuando los imperios están a punto de colapsar, se osifican en regímenes opresivos de gestión de crisis. No es casualidad que nuestra era de emergencias en serie comenzara con el estallido de la «burbuja de las puntocom» y una caída del mercado mundial.

A finales de 2001, la mayoría de las empresas tecnológicas habían quebrado y, en octubre de 2002, el índice Nasdaq había caído un 77 %, lo que exponía la fragilidad estructural de una “nueva economía” impulsada por la deuda, las finanzas creativas y la sangría del mercado real.

Desde entonces, la simulación de crecimiento vía inflación de activos financieros ha sido blindada por la fabricación de amenazas globales, debidamente empaquetadas y vendidas por los medios corporativos. En verdad, el surgimiento de la “nueva economía” a fines de la década de 1990 tuvo menos que ver con Internet que con la creación de un inmenso aparato para simular la prosperidad, que se suponía que funcionaba sin la mediación del trabajo de masas.

Como tal, despejó el camino para la ideología neoliberal del “crecimiento sin empleo”: la ilusión, abrazada con entusiasmo por la “izquierda”, de que una economía de burbuja financiera podría encender un nuevo Eldorado capitalista. Si bien esta ilusión ahora ha estallado en nuestras caras, nadie parece tener ningún deseo de reconocerlo.

De hecho, desde que el Virus intervino para elevar aún más la barra de emergencia, volvimos a los mismos viejos chanchullos financieros. Si bien la nueva infección de Occidente se llama Rusia (sobre todo por su historial; la URSS), es crucial darse cuenta que la prisa por crear enemigos y sembrar el miedo ahora es desesperada, ya que se basa en la negación de un fracaso estructural.

Al igual que el virus, la guerra de Ucrania nos protege del verdadero horror del colapso social total que nos trae la deuda y la caída del mercado de valores. Esta situación perversa debe ser desarrollada hasta su conclusión dialéctica: la única manera de poner fin a la sucesión destructiva de emergencias es poner fin a la lógica capitalista autodestructiva que las alimenta.

Después del final del último período de movilización obrera masiva – durante el auge fordista de la posguerra– el capitalismo entró en su crisis terminal, en la que el dinero ficticio se disocia cada vez más del valor mediado por el trabajo . Ya en la década de 1980, la erosión irreversible de la sustancia-trabajo, desencadenada por la Tercera Revolución Industrial (microelectrónica), dio lugar a un sistema crediticio y especulativo transnacional que penetró rápidamente en todas las formas de capital-dinero.

Esta masa monetaria espectral ha seguido creciendo por autofecundación, hasta el punto de que –como ya ha señalado, entre otros, Robert Kurz– [i]solo su expansión artificial permite la movilización de liquidez en el mundo real. El crecimiento económico en la década de 1990 fue impulsado por un “mecanismo de reciclaje”, mediante el cual la demanda, el poder adquisitivo y la producción de bienes y servicios se sustentaban en dinero ficticio (especulativo).

La economía real ya no se basa en los ingresos y rentas del trabajo; más bien, es impulsado por especulaciones de precios sobre activos financieros: montones de dinero ficticio sin sustancia de valor. Este ciclo de pseudoacumulación, basado en la liquidez financiera que fluye de regreso a la producción y el consumo, es el fenómeno definitorio de nuestro “capitalismo de emergencia” inflacionario e impulsado por la deuda. Por necesidad, cantidades cada vez mayores de capital ficticio terminan apoyando la producción, de modo que una parte creciente de la acumulación real participa en el proceso especulativo.

La sobrevaluación grotesca actual de todos los activos de riesgo (acciones, bonos y propiedades) sugiere que las élites continuarán usando su manual de jugadas políticas para ganar más tiempo y posponer el estallido de una burbuja de deuda que comenzaron a inflar años antes de que el Covid y Putin se convirtieran en los chivos expiatorios favoritos.

Los guardianes del Grial capitalista han planeado para nosotros un estado de miedo perenne en un esfuerzo desesperado por retrasar el shock de la devaluación de la moneda que se ha estado gestando durante décadas. Si bien lo hacen con métodos cada vez más cínicos, parecen ser los únicos que al menos se dan cuenta de que tal conmoción pondría de rodillas al sistema mundial.

Por esto la aristocracia financiera está dispuesta a hacer todo lo que esté a su alcance para asegurar la prolongación de nuestro moribundo modelo económico. Al hacerlo, demuestran una mejor comprensión de nuestra condición de aquellos que, en teoría, deberían estar mejor ubicados para evaluarla: la llamada intelectualidad posmarxista junto con la izquierda posmoderna en todas sus iteraciones intrascendentes.

Lamentablemente, los «idiotas útiles» de la izquierda han traicionado durante mucho tiempo su mandato fundamental de criticar la economía política y, por lo tanto, están directamente implicados en la catástrofe que se desarrolla.

Los tecnócratas al timón del Titanic saben que el barco está acelerando su camino hacia el iceberg. Habiéndose quedado sin balas políticas (como en el reciente debate de «austeridad versus estímulo»), han optado por promover un programa continuo de miedo y propaganda en un intento por manejar lo inmanejable. Fundamentalmente, dominan lo que a la mayoría de nosotros nos parece contrario a la intuición: que el colapso de nuestro obsoleto modo de producción solo puede retrasarse a través de; 1) Un flujo constante de emergencias globales, 2) La demolición inflacionaria controlada de la economía real cada vez más improductiva, y 3 ) La transformación autoritaria de la democracia liberal.

El teatro enfermizo de Occidente ante la guerra de Ucrania, al igual que el asunto de Covid, perversamente publicitado , es, por lo tanto, una consecuencia de la conciencia aterrorizada de las élites de que el colapso ya está atrasado. De hecho, los administradores actuales del “capitalismo de crisis” saben que es necesario un colapso para que surja un nuevo sistema monetario.

Esencialmente, reconocen que la avería debe ocurrir como la demolición planificada del modelo actual, que les permitiría conservar e incluso fortalecer su posición de poder dentro de la inminente normalidad capitalista neofeudal. El racionamiento de alimentos y energía, la miseria masiva, el crédito social y el control monetario a través de la moneda digital se han horneado durante mucho tiempo en el pastel capitalista del futuro. Podría decirse que este escenario ya forma parte de nuestro imaginario colectivo, ya que estamos siendo persuadidos de su ineluctabilidad por fuerza mayor.

Ucrania nos proporciona una imagen literal del mecanismo anterior. Detrás de sus historias de moralidad, nuestros políticos occidentales, bajo la presión de sus jefes financieros, continúan saboteando una salida diplomática, sancionando a Rusia y bombeando toneladas de armas a Ucrania, así como entregando miles de millones en ayuda financiera. Aparte de una conveniencia paralela de armas y negocios, el objetivo es deliberadamente extender un conflicto que convierte a miles en carne de cañón mientras aviva las llamas de una posible guerra nuclear.

Al igual que con Covid, el paradigma del miedo es esencial para vencernos en la obediencia psicológica. Para colmo de. hipocresía, la UE sigue comprando gas y petróleo rusos, que son esenciales para mantener la apariencia de riqueza. Los líderes europeos, en otras palabras, quieren tener su pastel y comérselo: toman con una mano (sanciones) y la devuelven con la otra (incluso en rublos) para asegurar energía y otras mercancías.

Nada, pues, nos impide unir al menos dos puntos. Tenemos una economía en caída libre cuyo predicamento apenas se oculta por su adicción a la deuda y una astronómica burbuja. Y un espectáculo de muertes publicitado por los medios , despojadas intencionalmente de cualquier contexto sociohistórico y alimentadas por propaganda unilateral.

Unir los puntos significa comprender que el propósito de la emergencia ucraniana es mantener encendida la impresora de dinero mientras se culpa a Putin por la recesión económica mundial. La guerra sirve al objetivo opuesto de lo que nos dicen: no es para defender a Ucrania sino para prolongar el conflicto y alimentar la inflación en un intento por desactivar el riesgo cataclísmico del mercado de la deuda, que se extendería como la pólvora por todo el sector financiero.

No olvidemos que el mercado de valores es una especie de derivado del mercado de la deuda, que, por lo tanto, debe manejarse con sumo cuidado. Si bien el “suicidio asistido” de la economía real a través de shocks de ofertas negativas exacerba la inflación de los precios al consumidor, esta última brinda un alivio temporal a la mega-burbuja de la deuda, posponiendo así el colapso.

La principal preocupación de la política monetaria en el pasado reciente ha sido la estabilización de la deuda, lo que reduce el riesgo de un evento que destruiría la economía y nuestras sociedades con ella. La presión de la deuda cada vez mayor debe aliviarse periódicamente y la inflación de los indudablemente precios ayuda. Pero, ¿cómo?

Descomprimiendo la burbuja del mercado de bonos, ya que la inflación reduce el valor real de la deuda. Por supuesto, el peligro es que la dinámica inflacionaria cobre vida propia (hiperinflación). El punto, sin embargo, es que nuestros señores están engañándonos: no tienen otra opción que deprimir la economía real mientras intentan extender la vida útil del todopoderoso pero, peligrosamente volátil sector financiero.

Lo que deben evitar a toda costa es un evento desencadenado por la deuda. En el entorno retorcido actual, cualquier crecimiento artificial de la burbuja de la deuda necesita cierto grado de alivio deflacionario, que hoy está garantizado por la guerra y el aumento del IPC. Esta lógica perversa queda clara si nos fijamos, por ejemplo, en la deuda de marginal de EE UU, que es capital prestado que se usa para operar en el mercado de valores. Desde octubre de 2021, deuda de margen ha bajado un 14,5% , mientras que el Nasdaq ha perdido un 17,6%. Por eso Ucrania es un daño colateral.

La triste verdad es que la «guerra de Putin» (como la «guerra contra el Covid») retrasa el estallido de la «burbuja», razón por la cual Ucrania es sacrificada en el altar de una masacre prolongada por la “libertad y la democracia”. El objetivo real no es ayudar a los ucranianos (ni destruir a Rusia), sino exorcizar la pesadilla recurrente del “shock Lehman Brothers ”, que hoy nos hundiría en el caos, borrando la fina capa de opulencia monetaria que impide de mirar al abismo.

La conclusión es que la liquidez instantánea con un clic del mouse es el único objeto que importa a la industria financiera basada en la deuda. Y al desinflar las cuotas de la burbuja de la deuda a través de la erosión del poder adquisitivo y la compresión de la demanda, las élites financieras se prepararon sigilosamente para más programas de flexibilización cuantitativa para inundar aún más el sistema con el efectivo que necesita.

Pronto podrían anunciarse nuevas inyecciones de dinero ficticio, quizás con un nombre diferente, aunque esto podría requerir el empujón de un accidente controlado, lo suficientemente grave como para garantizar una acción de impresión inmediata.

En este sentido, no se debe ignorar el precedente de 2018. En ese entonces, la pretensión del ajuste cuantitativo inicial solo duró un par de meses antes de verse obligada a dar un giro en U. Y cuando se volvió a intentar la apuesta en el verano de 2019, la crisis del mercado de mediados de septiembre recordó a todos lo esencial que es la bazuca de liquidez del Banco Central. lo suficientemente grave como para garantizar una acción de impresión inmediata.

La conclusión es que si las inyecciones monetarias del Banco Central terminaran, un rápido aumento en las tasas de interés amenazaría con una caída del mercado, con incumplimientos en todo el mundo. Entonces, o todos juegan de acuerdo con el guión, o se cancela todo el espectáculo, y el sistema con él. Hoy ya estamos viendo el efecto de la reciente subida de tipos de 0,5 de la FED en el mercado inmobiliario estadounidense.

Los aumentos de interés han hecho subir las tasas hipotecarias, lo que deprime el mercado de la vivienda. Sin embargo, si el sentimiento de los compradores de viviendas se encuentra en mínimos históricos, el sentimiento de los constructores de viviendas sigue siendo relativamente alto, lo que confirma que ya no existe una correlación significativa entre las condiciones económicas reales y la especulación de los precios de los activos; ya que, en última instancia, es la Reserva Federal la que, al comprar títulos respaldados por hipotecas por carretadas, infla la burbuja inmobiliaria cuando la demanda está cayendo.

Todo esto es lo que salta a la vista en la superficie de la gestión de crisis. Sin embargo, si solo rascamos la superficie, nos encontramos con la causa fundamental de todos los juegos geopolíticos y propagandísticos que se están produciendo: el derretimiento irremediable de la sustancia de valor del capital.

No solo al genio de la inflación que escapó de la botella con el COVID tiene la culpa , también ahora la tendría Putin, según los publicistas del sistema. Sin embargo, la verdad es otra, la crisis se origina en la creación de inmensas cantidades de “dinero sin valor” (es decir, dinero que no está “cubierto” por la acumulación real) que al fluir hacia la economía real inevitablemente devalúa el medio monetario. Los precios de las materias primas ya no crecen de acuerdo con la ley del mercado de la oferta y la demanda. Más bien, cualquier aumento en la demanda se paga con dinero generado a partir de la nada económica.

Aunque la devaluación de la moneda ocasionada por una política monetaria laxa se vea exacerbada por los impactos negativos en la oferta causados ??por el Covid y la guerra de Ucrania, en verdad se trata de un fenómeno secular arraigado en la disolución del valor capitalista.

Es común que los imperios sufran una muerte lenta y dolorosa, ya que se niegan a reconocer la causa de su implosión. La caída del mundo capitalista liderado por Estados Unidos comenzó hace más de medio siglo y se ha retrasado solo por olas de falsa prosperidad impulsadas por la creación de dinero (deuda), que han beneficiado a una pequeña élite mientras cargan a las masas con colosales deudas y miseria.

En los últimos 50 años, la deuda federal de los EE UU ha experimentado un aumento de 75 veces (de $ 400 mil millones a $ 30 billones), mientras que la deuda total de los estadounidenses (privada y pública) ya ha superado la marca de los $ 90 billones (un aumento de 53 veces).

Como la mayoría de las monedas han estado vinculadas al dólar desde la Segunda Guerra Mundial, su devaluación también es inevitable. Durante más de medio siglo, EE UU ha estado destruyendo gradualmente su dólar hegemónico y las monedas relacionadas, mientras iniciaba “operaciones militares” en el extranjero sin provocación. Cualquier ilusión temporal de prosperidad se compraba con la guerra, la deuda y la impresión de dinero falso.

El tipo actual de devaluación inflacionaria surgió por primera vez como un fenómeno cualitativamente nuevo en el siglo XX. Desde el comienzo de la industrialización, el carácter sustancial de las monedas había sido salvaguardado por su vinculación con metales preciosos, que eventualmente tomó la forma del patrón oro y los sistemas de bancos centrales basados ??en él. El fin del patrón oro (15 de agosto de 1971) marcó el inicio del modelo económico ultrafinanciarizado que, medio siglo después, nos acerca cada vez más a la “redde rationem”, en el contexto de una colosal expansión del crédito.

La crisis global del capital se presenta ahora bajo la forma de un nuevo episodio de estanflación (economía estancada con inflación creciente), que evoca recuerdos de la década de 1970. Los cuellos de botella actuales en el suministro y la explosión de los precios de las materias primas y la energía recuerdan el shock del precio del petróleo de 1973, cuando la OPEP redujo su producción en respuesta a la Guerra de Yom Kippur. Estos factores externos comparativos, sin embargo, deben estar vinculados a una causa interna común, que tiene que ver con que el capitalismo llegue al final de su potencial expansivo interno.

La estanflación de la década de 1970 marcó el final del auge de la posguerra, que coincidió con la Tercera Revolución Industrial y una violenta caída de la tasa de ganancia provocada por el avance exponencial en la automatización tecnológica de la producción. El keynesianismo de la época fracasó porque reaccionó a la contracción económica de la manera típica, es decir, con programas de estímulo que sólo consiguieron impulsar aún más la inflación.

En consecuencia, en los 70 el capitalismo entró en un nuevo ciclo inflacionario. El neoliberalismo proporcionó una salida a este callejón sin salida. Aplastó a los sindicatos en la década de 1980, junto con la correlación precio-salario y la ilusión socialdemócrata de que el sistema capitalista podría sostenerse simplemente a través de una política de redistribución de la riqueza, como si la riqueza capitalista fuera eterna y no histórica .( es decir una categoría limitada por la dialéctica del capital-dinero invertido en trabajo productivo).

A principios de la década de 1980, la inflación se combatió mediante el “shock de Volker”, es decir, elevando las tasas de interés (el costo del dinero) más allá o cerca de la tasa de inflación. Esto desencadenó una recesión en el centro capitalista y llevó a la periferia del Imperio (especialmente a América Latina) a una grave crisis de deuda. Pero salvó al capitalismo del colapso sistémico.

Al mismo tiempo, los mercados financieros estadounidenses se expandieron rápidamente hasta convertirse en dominantes, mientras que la producción de bienes en el cinturón industrial estadounidense declinó. Estados Unidos pasó de ser del “taller del mundo” al “centro financiero del mundo”, una transformación facilitada por el dólar estadounidense que actúa como moneda de reserva mundial.

Ya en la década de 1970, el capitalismo había comenzado a hundirse bajo el peso de su contradicción interna. Marx lo llamó la “contradicción en movimiento”, con lo cual quiso decir que el trabajo asalariado es tanto la sustancia del capital como lo que debe reducirse en la guerra de competencia entre empresas individuales. Esta contradicción, que está en el centro del impulso capitalista anónimo por la obtención de ganancias, se volvió abiertamente autodestructiva en la década de 1980, cuando la creación de deuda y la simulación del crecimiento se volvieron endémicas para compensar la disminución de la producción de valor.

Desde la década de 1980, la deuda mundial ha aumentado mucho más rápido que la producción económica mundial. La deuda global debe contextualizarse: alimenta la ilusión fundamental de que la especulación financiera anticipa la valorización futura del capital, que sin embargo debe trasladarse cada vez más hacia el futuro, ya que no se corresponde con la valorización correspondiente en la economía real.

El capitalismo financiero actual es la máxima profecía autocumplida, un mecanismo basado en la creación de cantidades cada vez mayores de dinero insustancial para compensar la rápida desaparición de la plusvalía. Si Estados Unidos disfrutó de un período de relativo crecimiento en la década de 1990, a pesar de los bajos salarios y el aumento de la productividad, fue porque el consumo se sustentaba cada vez más en el crédito.

Si bien la globalización proporcionó una vía de escape para el exhausto modo de producción fordista, al mismo tiempo se ató a los esquemas piramidales (estilo Ponzi) cada vez más grandes de la deuda y los excesos especulativos, haciendo que el sistema fuera cada vez más inestable. No sorprende que la década de 1990 terminara con la formación de la primera burbuja global antes mencionada (las punto.com o burbuja de Internet).

A esto le siguió el crack financiero de 2008, cuya respuesta fue la implementación de programas QE, es decir, más de lo mismo: expansión monetaria a través de la compra de valores y otros activos por parte del Banco Central. Luego, la contradicción capitalista reapareció en la forma de la crisis de la deuda soberana europea (2009-12) y como una trampa de liquidez potencialmente devastadora en el otoño de 2019 (crisis del mercado de repos de EE UU), que inauguró oficialmente la era del “capitalismo de emergencia”. La pandemia se usó como un escudo global para la impresión y el préstamo de dinero a niveles sin precedentes: bajo el Covid, la Fed imprimió más dinero fiduciario en un año que en todos los programas combinados de QE desde 2008.

En los últimos tiempos, también hemos sido tratados con una adaptación neoliberal de la gestión de crisis keynesiana a través de la implementación de tasas de interés extremadamente bajas, lo contrario de lo que se hizo en la década de 1970. Durante los últimos 40 años, después de cada turbulencia, las tasas de interés se redujeron aún más para permitir que la liquidez inundara los mercados financieros. Sin embargo, desde 2008 incluso las tasas de interés cero ya no eran suficientes, razón por la cual los Bancos Centrales se han sacado el Quantitative Easing de su sombrero de mago, convirtiéndose literalmente en basureros para los mercados financieros.

Dejando de lado la precaución, han inundado la economía con dinero falso utilizando papel basura como garantía, sin siquiera molestarse en pasar por el sistema bancario. La caída cuesta abajo de la avalancha devaluatoria que comenzó en otoño de 2008 es ahora imparable.

El último intento de las economías occidentales de salvar su sistema roto ahora está fracasando miserablemente, ya que estas economías continúan decayendo en una mezcla de degradación de la moneda, déficit y con las burbujas de activos más grandes de la historia. La elección que se nos presenta es la misma que hemos visto a lo largo de la historia de las sociedades industriales avanzadas: inflación o deflación.

O el dinero se devalúa como equivalente general (inflación), o el proceso de devaluación afecta directamente al capital, y la producción (fábricas y trabajadores) se vuelve repentinamente superflua. Sin embargo, a diferencia del pasado, tanto la inflación como la deflación hoy significan la degradación del dinero fiduciario con la ventaja añadida del colapso sistémico .

Como se discutió anteriormente, la preferencia actual de los tecnócratas no es luchar contra la inflación, sino usarla para inflar partes de la deuda a través de tasas de interés reales negativas. Esto equivale a una transferencia de riqueza de las clases media y bajas a los custodios de la “burbuja de todo”, ya que el poder adquisitivo de Main Street se ve golpeado mientras que parte de la deuda de Wall Street se desinfla. Sin embargo, a pesar de esta estratagema cínica, los bancos centrales continúan “tragando” y conduciendo hacia el precipicio.

Cualquiera que sea el movimiento que hagan, pierden. Si aumentan las tasas significativamente y logran reducir su balance general (Ajuste Cuantitativo), la burbuja de la deuda explotará, con consecuencias catastróficas, una posibilidad anticipada por el creciente índice Credit Default Swaps (CDS), es decir, contratos de seguros contra el incumplimiento de la deuda. Sin embargo, si recurren nuevamente a la flexibilización cuantitativa, la inflación se disparará a un ritmo aún más rápido. La elección es entre una crisis de deuda deflacionaria y una estanflación. Ambos son peores. Estabilizar este escenario es virtualmente imposible.

Con toda probabilidad, la crisis de la deuda y del mercado de valores seguirá retrasándose. El gran final, un colapso bíblico – más allá de nuestra imaginación – provocado por la explosión de la hiperburbuja del mercado de deuda, se está posponiendo actualmente debido al golpe inflacionario de la economía real. Esto significa que el “índice de miseria” (combinación de inflación y tasa de desempleo) crecerá aún más.

Los bancos centrales pueden domar la inflación solo con palabras: saben que cualquier endurecimiento de la política monetaria es rehén de la necesidad opuesta de continuar monetizando la deuda pública y privada, lo que significa crear dinero de la nada. En cierto sentido, entonces, estamos retrocediendo a la prehistoria del capitalismo, lidiando una vez más con el problema del “dinero sin valor”. Casi hemos cerrado el círculo. Sin embargo, la degradación del medio monetario se presenta hoy como la catástrofe de la “sociedad del trabajo”, el sistema de trabajo abstracto mediado por el mercado.

La violencia biopolítica y geopolítica actual (virus, guerra y otras emergencias globales por venir) es un momento integral de esta trayectoria autodestructiva; un intento deliberado de gestionar la implosión por medios autoritarios. Solo tenemos una elección real : o comenzamos a emanciparnos de las formas de mercancía, valor y dinero, y por lo tanto de la forma del capital como tal, o seremos arrastrados a una nueva era oscura de violencia y regresión.

Nota

[i] Robert Kurz, Schwarzbuch Kapitalismus. Ein Abgesang auf die Marktwirtschaft (Fráncfort: Eichborn), 2000.

Observatorio de la crisis


telegram

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto