Señores de la OTAN, hay otros mundos: China y Rusia lo son

Augusto Zamora R
Se hace creer, desde la inmensa manipulación mediático que inunda el llamado mundo occidental, que esta mínima y cada vez más suburbial parte del mundo, es el corazón de todo. Que el planeta llamado Tierra gira, respira, mira, suspira por Occidente. Sería así si… estuviéramos en el siglo XIX o, cuando menos, a inicios del XX. Pero, repetimos una vez más para quienes no quieren darse por enterados, que estamos en el siglo XXI. Que el de hoy es un mundo plural, diverso, complejo, donde, vamos a enumerarlo:

1.- No existen imperios coloniales ni metrópolis que deciden la vida de centenares de millones de seres humanos privados todo, incluso de su derecho a la vida.

2.- La sociedad internacional ya no la forman un grupo de imperios coloniales que deciden entre ellos los destinos del mundo y de sus habitantes.

3.- Londres ya no es la capital financiera y económica mundial. Tampoco Washington. Pueden manejarse desde allí controles financieros y bancarios, pero pocos les hacen caso.

4.- El poder industrial del mundo no se concentra en grandes urbes europeas y estadounidenses. Está en Asia, repetimos, Asia.

5.- La casi totalidad de las reservas energéticas del planeta está en Asia, y las otras en Venezuela y África. No hay casi nada en Europa. Venezuela es aliada de Rusia y China y las inversiones chinas en África importan más a los africanos que las europeas. Hay grandes reservas en Irán, también aliado de China y Rusia. Argelia es aliado de Rusia. La península Europa depende agónicamente de las importaciones. Si el grifo se cerrara, voluntaria u obligadamente, no tendrían ni leña con qué calentarse. El control de la energía es el control del poder, Si no tiene fuentes de energía propias, cierre el pico.

6.- Igual ocurre con los yacimientos minerales. Las llamadas tierras raras, de las que dependen todos los chips del mundo, satélites y su teléfono celular están casi en su totalidad en China, seguida de Rusia y de India. Sin ellas, están muertos técnicamente. Incluso su ‘todopoderoso’ EEUU depende en un 90% de las tierras raras chinas y rusas. Andan desesperadamente buscando otras, pero nanay, siguen sin hallar sustitutos (vean, si no lo creen, el informe RARE EARTH MATERIALS / Developing a Comprehensive Approach Could Help DOD Better Manage National Security Risks in the Supply Chain, de febrero de 2016. Si ustedes no están informados, nosotros sí).

7.- Las mayores potencias militares del mundo ya no son europeas. Son, por este orden, EEUU, Rusia, China e India. Rusia y China son aliados estratégicos; India es aliado estratégico de Rusia. Otros de los grandes ejércitos los tienen Paquistán, que es aliado a muerte de China, e Irán, que, ya lo dijimos, es aliado, también a muerte, de Rusia y China. El gallinero atlantista parece mucho, pero es un enorme globo, inflado de una suma tóxico de delirios imperiales, prepotencia política y negativa a aceptar la realidad. Por demás, EEUU no es aliado de nadie, sólo de sí mismo. Tiene peones, no socios ni iguales. America First. Cuando quieran darse cuenta de tal, tarde será, gallinitas.

8.- Las mayores potencias espaciales son Rusia y China. La Estación Espacial Internacional pudo funcionar gracias a los cohetes rusos, únicos existentes para subir y bajar tripulaciones, materiales, aire, alimentos y demás. La UE no tiene. EEUU apenas está ensayando el suyo. Resultado, la EEI está clínicamente muerta sin Rusia.

9.- La OTAN, mejor dicho, EEUU, ordena un rearme descomunal en medios militares convencionales… fabricados masivamente en EEUU. Una estafa en toda regla a los pueblos. Nunca serán utilizados, salvo por EEUU, que empleará el dinero recaudado para financiar su rearme contra China. Si la OTAN decidiera invadir Rusia tipo Alemania de Hitler, Rusia respondería con un ataque nuclear devastador. Ningún tanque, división o soldado atlantista viviría para contarlo. Lo sabe EEUU, lo saben en la OTAN, lo saben los líderes políticos, pero hay que obedecer al amo. Obedecer, bip.

10.- El gallinero lo integran 440 millones de personas, datos oficiales de la UE de 2021. La mitad de la población tiene más de 44 años; el 21% del total es mayor de 65 años. Por cada mayor de 65 años hay, apenas, tres en edad laboral. De esto resulta que el cacareante gallinero no tiene gente en edad de recluta, mejor dicho, tendría que devastar a los sectores currantes para organizar ejércitos dignos de competir con los adversarios, lo que provocaría el colapso de amplios sectores productivos. Peor aún, tendría que hacer leva masiva del cada vez más reducido segmento de jóvenes en edad militar -18 a 35 años-, lo que dejaría al gallinero convertido en un enorme espacio de ancianos sin nadie que los cuide, a menos que se importe mano de obra africana y latinoamericana (¡Aaarg!). Dejará de ser blanquita, por más ucranianos que importen. Tendrá el color café de los latinoamericanos y negro de los africanos. La Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OSTC), dirigido por Rusia, tiene 230 millones de habitantes, a los que deben agregarse los 1.400 millones que tiene China. Sumen a Mongolia, Corea del Norte, Paquistán y Vietnam y tendrán 350 millones más. No sé, pero, ante tal asimetría de personal, nosotros nos quedaríamos en casa, sin hacer mucho ruido.

¿Lo han entendido o todavía no captan la señal? Si, a pesar de las reseñas, aún siguen creyendo en Caperucita Roja o en Blancanieves, les completamos los datos.

A. La sociedad internacional la integran hoy 193 Estados independientes, reunidos en la Organización de las Naciones Unidas. La OTAN la forman 30 países, de los cuales 21 son micropaíses y tienen tanto poder como Letonia, que, con 7.000 soldados, provoca ‘terror’ en Rusia.

B. El 60% del PIB mundial está en la región Asia-Pacífico, con China como epicentro.

C. Excepción hecha de EEUU, son asiáticos los nuevos centros financieros mundiales, que se encuentran en Shanghái, Tokio, Hong Kong y Singapur.

D. La fábrica del mundo está ahora en China, seguida de Japón, India y Corea del Sur. De Europa, sólo se salva Alemania.

E. No confunda la economía real con la economía especulativa o de servicios. Las guerras se mantienen con la producción de bienes materiales: combustibles, alimentos, minerales, etc. En el mundo de fantasía en que vive el gallinero, las mayores empresas del mundo por capitalización son Google, Amazon, Facebook y similares. Ninguna de ellas produce nada fungible o útil en caso de llegar a esa tan antigua práctica humana de matarse. Si el mundo es arrastrado por la OTAN a un enfrentamiento global, todas esas empresas estallarán como globos. Entonces, encantadores plumíferos, verán que su economía real es escuálida e improductiva. Piense en España. Depende de Argelia, del turismo y de maquilas –como es todo el sector automotriz. Argelia podría cortar el gas; el turismo se desplomará y ni qué decir de lo que pasará con la venta de automóviles. Y no habrá ningún «Bienvenido Mister Marshall». Bastante tendrá ese mister con salir vivo, aunque tuerto, cojo y sin dientes, de la guerra con China y Rusia.

F. Nadie habla por aquí de la Organización de Shanghái, que reúne, atentos, a la lista, a Rusia, China, India, Paquistán, Irán, Tayikistán, Kirguizistán, Kazajistán y Uzbekistán. Allí está representado el 45% de la población mundial y casi toda la de Eurasia. Tampoco olvide a los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). Esos dos foros representan el mundo real. La UE, la irrealidad más absoluta. Le dejamos esta otra cifra. La población mundial es de 7.700 millones de habitantes. El 10% son 770 millones. Si la UE tiene 440 millones, ¿qué porcentaje de la humanidad representa?

Serán pocos los que se preocuparán de informarle de la realidad en la que nos están metiendo. Detrás de la engolada palabrería y los incendiarios discursos hay una falta de contacto con la realidad que pasma y asombra. Tan desorientados y desesperados están –que ciegos del todo no son- que mandaron al señor Borrell a Teherán, con la zanahoria de reactivar el acuerdo nuclear si Irán se distanciaba de Rusia y China. Y, ¿saben lo que habrán hecho los iraníes entre ellos? Reírse a carcajadas de la propuesta. Como nos reímos nosotros de la megalomanía atlantista. Que sería para reírse de no ser porque nos están arrastrando a un conflicto mundial devastador. Poder para manejar el mundo a su antojo no tienen. Lo que sí tienen es poder para arrastrarnos al holocausto. La OTAN es como un grupo de dementes armados que creen ser Superman. Pero Superman no existe, ¿verdad que no, dilectos lectores? Además. Recuerden, cuando la OTAN haya dejado de existir, Rusia seguirá allí… Tururú… tururú… (Nos preguntamos nos, aquí, en secretillo, cuando eso pase ¿qué harán los paisitos del Báltico? ¿Dónde se meterán? Bueno, en Siberia aún hay sitio…).

Fuente Publico.es


telegram

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto