Ucranización del mar Caribe: ¿nuevo mar Negro?

Alfredo Jalife-Rahme

Es un truismo calificar al mar Caribe, no se diga al Golfo de México, de soft belly («bajo vientre») de Estados Unidos. Para el geoestratega holandés-estadunidense Nicholas Spykman –muy preciado por los geopolíticos de la Universidad de Sao Paulo, con quienes he tenido el gusto de colaborar–, el Golfo de México (1.55 millones de kilómetros cuadrados) sumado al mar Caribe (2.75 millones de kilómetros cuadrados) constituyen el «mar Mediterráneo de EU»: su mare nostrum, que arroja un total de 4.3 millones de kilómetros cuadrados (https://bit.ly/3aUU0qs).

Hace ocho años abordé la «nueva geopolítica/geoeconomía de Ucrania en el mar Negro»: “A cada superpotencia, su mare nostrum”. EU ha delimitado el suyo en el «mar Mediterráneo de EU» (https://bit.ly/3Oif3BU) y (https://bit.ly/3xrtlt4).

En paralelo, el jázaro estadunidense Robert Kaplan –ciudadano israelí hoy muy ligado al Pentágono– asevera que el verdadero poder de EU proviene de su presencia en el mar Caribe (https://bit.ly/3b1YYSo) y (https://goo.gl/FGomL5): «El poder geopolítico de EU históricamente tiene su origen no en Europa o Asia, sino en el gran Caribe, que es el mundo de Yorktown a las Guyanas; es decir, de los estados del Atlántico medio a las selvas del norte de Sudamérica» (https://bit.ly/3xPTsLG).

El mar Negro mide 436 mil 400 kilómetros cuadrados, sin el célebre mar de Azov, que mide 39 mil kilómetros cuadrados –donde se libra la «operación militar especial» de Rusia–, y colinda con seis países: Bulgaria, Georgia, Rumania, Rusia, Turquía y Ucrania.

Un día después de la novena Cumbre de las Américas en LA, Associated Press (Ap) difundió profusamente que «Nicaragua autoriza la entrada de barcos, aviones y tropas de Rusia» (https://bit.ly/3tvvoer). Según Ap, el presidente Daniel Ortega «ha sido un firme aliado de Rusia desde sus días en el liderazgo de la revolución de 1979, que expulsó al dictador Anastasio Somoza».

Stephen Blank (SB), especializado en geopolítica y geoestrategia de la ex URSS, Rusia y Eurasia, comenta que el acuerdo entre Rusia y Nicaragua “marca el primer (sic) paso de una serie de amenazas convergentes y sin precedente a Latinoamérica (sic) y a la seguridad de EU”.

Juzga que su anuncio fue cronometrado para «coincidir con la Cumbre de las Américas», lo que “significa una tentativa conjunta para contrarrestar y perturbar la Cumbre (https://bit.ly/3mILwWa)” –lo cual comenté coincidentemente en mi video semanal de Radar Geopolítico: «¿Cumbre de la OTAN» en Los Ángeles o de «las Américas»?: Factor Nicaragua (https://bit.ly/3QjQNB4)”.

Según SB, la “importancia del acuerdo va mucho más lejos (sic)”, ya que «marca la primera aparición significativa de las fuerzas rusas en Centroamérica» debido a que “posee el potencial de servir como base (sic) para una presencia militar rusa más duradera en Nicaragua y más allá (sic)”.¿Se referirá SB con su «más allá» a su vectorización, además de Cuba y Venezuela, a los países fronterizos de los tres, con el fin de cercar al mar Caribe?

SB elucubra sobre las características del acuerdo ruso-nicaragüense debido a la «adquisición rusa de bases navales en Siria y Sudán» y la interoperabilidad del triángulo caribeño con Cuba y Venezuela. SB conjetura la presencia de una base rusa en Nicaragua, como sucedió en Venezuela, que «ya ofreció una base aérea para sus bombarderos en la isla de La Orchila» (https://bit.ly/2Yh7n9e).

SB alega que la «penetración militar rusa permite a Moscú convertir a Nicaragua» en un centro de espionaje regional.

Desde hace tres meses, el portal The Hill se ha caracterizado por abultar la «amenaza hemisférica» de Rusia debido a su «interferencia en Nicaragua» (https://bit.ly/3N4LYc9).

Pues ya se movió el tablero de ajedrez en el mar Caribe con la presencia militar rusa en Nicaragua –que recientemente rompió las relaciones con Taiwán, al reconocer al gobierno del Partido Comunista chino–, mientras el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, otro exorcizado por EU, realizaba una exitosa y vistosa visita a Irán (https://bit.ly/3tAAqGo). Del triángulo caribeño Nicaragua/Venezuela, hasta ahora Cuba se ha mantenido prudente frente a las muy cercanas costas de Florida.

Home

Fuente La Jornada


telegram

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto