Los parques público como factor de cohesión social

Omar Marroquín Pacheco
Los parques son agentes de cohesión social, entre los distintos entes que cohabitan en los lugares donde regularmente viven.

Lo que actualmente sucede es que los parques existentes por falta de mantenimiento, se han deteriorado, lo que obliga a los vecinos a recluirse por no poder hacer uso intensivo de los espacios públicos.

Al contrario, al tener espacios públicos adecuados, se amplían las actividades, proporcionando un beneficio a los pobladores locales y vecinos de los alrededores.

En una escala local, la vida cotidiana de los vecinos mejora, ya que facilita los desplazamientos peatonales, aumentan las actividades tanto diurnas como nocturnas, proporcionando identidad a la zona misma que se puede conseguir con colores y paletas de materiales.

La cohesión social se consigue mediante la convivencia de personas de distintas edades y géneros, que comparten espacios comunes, que conviven pacíficamente para realizar ejercicios, deportes o actividades culturales organizadas por la comunidad, lo que también beneficia económicamente hablando a los lugares, ya que hay consumo en las tiendas o distintas ventas que existan.

Con toda esta convivencia entre personas de distintas generaciones y con diferentes capacidades, conviviendo en un espacio público, fomentando la seguridad y la diversidad.

Construir o revitalizar este tipo de conjuntos arquitectónicos, evita conflictos sociales, regularmente si los parques públicos están en torno a las áreas marginales, que se encuentran totalmente estigmatizadas como fuente de conflicto y marginación, por el deterioro que se da en ese tejido social.

Lo que se debe de plantear es construir o revitalizar las áreas públicas, como un valioso catalizador, en la búsqueda de ciudades y comunidades más sostenibles.

La pandemia vino a exacerbar los síntomas de la crisis económica, social, climática entre otras, haciendo evidente la necesidad de abordar nuevos paradigmas tanto de diseño como de implementación de proyectos en los espacios públicos.

Proponiendo este tipo de desarrollo de espacios públicos funcionales, se generan y crean comercios desarrollados por los habitantes que en la mayoría de los casos son mujeres y ancianos.

La gran lección que podemos tomar es que se pone de manifiesto que se puede generar sinergia positiva en donde los entornos catalogados como complejos, pueden mejorar orgánicamente a partir del espacio público.
Para que las ciudades y las comunidades sean sostenibles en el tiempo, es necesario tener visión de largo plazo con proyectos que estén interconectados abordando la agenda completa incluyendo los ODS (objetivos de desarrollo sostenible).


telegram

Comparte, si te gusto