Desde Tezulután: unas palabras para nuestra conciencia

Por Kajkoj (Maximo) Ba Tiul(2) – San Cristóbal Verapaz, 25 de abril de 2022
ajpop2004@yahoo.es

Hoy 25 y mañana 26 de abril, el movimiento CODECA ha llamado a realizar un paro denominado plurinacional. Este paro es por Guatemala, por ti, por mí, por todos nosotros. Este paro es el grito de los excluidos, de los ninguneados, de los humildes, de los despojados. Es el grito de los que aún tienen esperanza de que el país tiene que cambiar. Es el grito de quienes aún saben que se puede construir un país diferente, un Estado diferente, una sociedad diferente. Es el grito de quienes por muchos años se les ha negado el derecho a ser humanos. De quienes se les ha expoliado.

El paro nacional lo ven mal los ricos y criminales, porque no quieren dejar de controlarnos, no quienes dejar que el pueblo decida por su propio futuro. Los ven mal quienes sostienen el capitalismo. Lo ven mal, quienes están colonizados, quienes están blanqueados, alienados, enajenados. Lo ven mal quienes piensan que el país está bien así. Lo ven mal, quienes no conciben que esa multitud de personas, que luchan y salen a las calles, conoce sus derechos o porque piensan que son un grupo de haraganes y perezosos. O que violan los derechos humanos como la libre locomoción.

Quienes han violado nuestros derechos, quienes violan el derecho a la libre locomoción, quienes violan las leyes de Guatemala, son quienes nos tienen de rodillas y con miedo. Ellos son quienes no quieren que se expresen los pobres y que reclamen derechos. Ellos están aglutinados en el CACIF, son los dueños de los bancos, de las fábricas, de las mineras. Son quienes nos han quitados las tierras: los terratenientes y finqueros salvajes. Los militares que nos han matado, que desaparecieron a nuestros lideres y lideresas, quienes cometieron genocidio. Quienes nos criminalizan, nos persiguen. Quienes tienen el control de los medios de comunicación. Algunos curas y pastores cachurecos, que piensan que, con rezar, hacer misas o cultos, el país va a cambiar. Los corruptos y criminales que están en la corte de constitucionalidad, la corte suprema de justicia, el congreso y quienes gobiernan junto a Giammattei, porque saben que si construimos una sola fuerza podemos cambiar y derribar este modelo de Estado y de gobierno.

Por eso, no te enfades, no te enojes, no te encabrones con el paro. Si no puedes sumarte, porque tienes muchas actividades o porque el miedo no te deja expresarte, por lo menos no insultes al pueblo que clama justicia. Si te quedas en casa, explica a tu familia, por qué; esta multitud sale a la calle. Explica a tus hijos, quienes nos están controlando. Cuéntale a tu familia y a todos, por qué; no te alcanza el dinero. Por qué; todo está caro. Por qué; la luz es cara. Por qué; mucha pobreza. Por qué; no los puedes llevar a pasear.

Por último, hacemos un llamado a la policía y a los militares, con las ultimas palabras de Monseñor Romero: A los hombres del ejército, a las bases de la guardia nacional, de la policía, de los cuarteles. Hermanos son de nuestro mismo pueblo, matan a sus mismos hermanos campesinos y ante una orden de matar que dé un hombre, debe prevalecer la Ley de Dios que dice: No Matar. Ningún soldado está obligado a obedecer una orden contra la ley de Dios. Una ley inmoral, nadie tiene que cumplirla. Ya es tiempo de que recuperen su conciencia y que obedezcan antes a su conciencia que a la orden del pecado.

1)  Con este nombre se le conoce al territorio norte de Guatemala, desde tiempos de la colonia. A quien los españoles consideraron como tierra de guerra, cuando en realidad es tierra de resistencia.

2)  Maya Poqomchi, antropólogo, filósofo, teólogo. Investigador, profesor universitario.

www.albedrio.org


telegram

Comparte, si te gusto