La guerra total para «cancelar» a Rusia

PEPE ESCOBAR, ANALISTA EXPERTO EN ASUNTOS INTERNACIONALES

A estas alturas, está muy claro que la campaña rusofóbica neo-orwelliana «Dos minutos de odio» lanzada por el Imperio de las mentiras después del inicio de la Operación Z es en realidad «Odio 24 horas al día, 7 días a la semana».

Vastas franjas de la OTANstan han sido acorraladas para que se comporten como una multitud que quiere un linchamiento a todo lo ruso. No se tolera la disidencia. De facto el Imperio de las Mentiras y del Odio ha mejorado las operaciones psicológicas al estado de una Guerra Total, de carácter híbrido para “cancelar” a Rusia.

Después de todo, el odio tiene mucho más impacto que las meras mentiras, que ahora se están convirtiendo en una mentira abyecta, como cuando la «inteligencia» estadounidense recurre a invenciones para librar la guerra de la información contra Rusia.

Si la sobreexposición propagandística ha sido letalmente efectiva entre las masas occidentales (llámese una «victoria» en la guerra de relaciones públicas) en el frente donde realmente importa, dentro de Rusia, es un gran fracaso.

El apoyo de la opinión pública tanto a la Operación Z como al presidente Putin no tiene precedentes. Después de los videos de tortura de los prisioneros de guerra rusos – que causaron una repulsión generalizada – la sociedad civil rusa se prepara para una «Guerra larga» que durará meses, no semanas, siempre que se cumplan los objetivos del Alto Mando ruso, que en realidad son un secreto militar.

Los objetivos declarados son la «desmilitarización» y «desnazificación» para una futura Ucrania neutral, van mucho más allá geopolíticamente: el objetivo es poner patas arriba el acuerdo de seguridad colectiva europeo posterior a 1945, obligando a la OTAN a comprender y aceptar el concepto. de “seguridad indivisible”. Este es un proceso extremadamente complejo que llegará a la próxima década.

La esfera de la OTANstan simplemente no puede admitir en público una serie de hechos que un analista militar del calibre de Andrei Martyanov ha estado explicando durante años.

Rusia puede enfrentarse a la OTAN y hacerla pedazos. Puede emplear sistemas avanzados de disuasión estratégica que no tiene Occidente. Su eje sur, desde el Cáucaso y Asia Occidental hasta Asia Central, está completamente estabilizado. Y si las cosas se ponen realmente difíciles, el Sr. Zircon puede entregar su tarjeta de presentación nuclear hipersónica sin que el otro lado sepa qué los golpeó.

“Europa ha elegido su destino”

Puede ser esclarecedor ver cómo los rusos interpretan estos procesos complejos, cuyos puntos de vista ahora están completamente censurados por la OTAN.

Tomemos dos ejemplos. El primero es el teniente general LP Reshetnikov, que en una nota analítica examina los hechos de la guerra terrestre.

Algunas conclusiones clave:

– “Sobre Rumania y Polonia hay aviones de alerta temprana aerotransportados de la OTAN con tripulaciones experimentadas, hay satélites de inteligencia estadounidenses en el cielo todo el tiempo. Les recuerdo que el presupuesto para nuestro Roscosmos, es de $ 2.5 mil millones al año, el presupuesto civil de la NASA es de $ 25 mil millones, el presupuesto civil de SpaceX es igual a Roscosmos, y eso sin contar las decenas de miles de millones de dólares que anualmente Estados Unidos despliega febrilmente como un sistema de control de todo el planeta.”

– La guerra se desarrolla según “los ojos y el cerebro de la OTAN. Los neonazis ucranianos no son más que zombis controlados desde por el Pentágono. Todo el ejército ucraniano es un organismo zombi controlado a distancia”.

– “Las tácticas y la estrategia de esta guerra serán tema de libros de texto para las academias militares de todo el mundo. Una vez más: el ejército ruso está aplastando un organismo zombi nazi, totalmente constituido y reforzado por con los ojos y el cerebro de la OTAN”.

Ahora veamos que dice Oleg Makarenko:

– “Occidente se considera a sí mismo ‘el mundo entero’ solo porque aún no ha recibido un puñetazo suficientemente fuerte. Da la casualidad que Rusia ahora le está dando este clic: con el apoyo desde atrás de Asia, África y parte de América Latina. Y Occidente no puede hacer absolutamente nada con nosotros, ya que también va a la zaga en número de ojivas nucleares”.

– “Europa ha elegido su destino. Y eligió como enemigo a Rusia. Pero, lo que estamos viendo es la muerte de la vieja Europa. Incluso sin ataques nucleares a sus centros industriales, Europa está condenada. En una situación en que la industria europea se queda sin fuentes de energía y materias primas rusas baratas, y China comenzará a recibir estos mismos vectores de energía y materias primas con descuento, no se puede hablar de competencia real entre China y Europa. Como resultado, todo colapsará: después de la industria, colapsará la agricultura, el bienestar y la seguridad social. Más tarde puede llegar comenzará el hambre y el caos”.

Reshetnikov y Makarenko representan fielmente el sentimiento general de los rusos de a pie, que explican la tosca bandera falsa de Bucha como una tapadera para ocultar las torturas del ejército ucraniano a los prisioneros de guerra rusos.

Y, aún más grave, la bandera falsa de Bucha permitió la desaparición de las noticias occidentales de los laboratorios de armas biológicas del Pentágono: una evidencia que Estados Unidos está dispuesto a desplegar armas reales de destrucción masiva contra Rusia.

El engaño de Bucha trato de ser bloqueado por la presidencia británica del Consejo de Seguridad de la ONU. Los hallazgos de documentos encontrados en Ucrania han horrorizado a los chinos

El Comité de Investigación de Rusia persiste en su trabajo, hay al menos 100 investigadores desenterrando pruebas de crímenes de guerra en Donbass para presentarlas ante un tribunal en un futuro próximo.

Y esto nos lleva de vuelta a los hechos sobre el terreno. Hay mucha discusión sobre el posible final de la Operación Z. Una evaluación justa incluiría la liberación de toda Novorossiya y el control total de la costa del Mar Negro que actualmente es parte de Ucrania.

De hecho, “Ucrania” nunca fue un estado; siempre fue un anexo a otro estado o a un imperio como Polonia, Austria-Hungría, Turquía y Rusia.

El estado ruso nació en el llamado Rus de Kiev. “Ucrania”, en ruso antiguo, significa “región fronteriza”. En el pasado, se refería a las regiones más occidentales del Imperio Ruso. Cuando el Imperio comenzó a expandirse hacia el sur, las nuevas regiones anexadas, que en su mayoría habían estado bajo el dominio turco, se llamaron Novorossiya («Nueva Rusia») y Malorossiya («Pequeña Rusia»).

Le tocó a la URSS a principios de la década de 1920 unificar todo este territorio y nombrarlo «Ucrania», agregando Galicia en el oeste (que históricamente no era ruso).

Sin embargo, cuando la URSS se disolvió en 1991 el Imperio de las Mentiras controló de facto la Rusia postsoviética, y NO permitió que las regiones rusas reales que eran parte de la URSS, fueran incorporadas a la Federación Rusa (Novorossiya y Malorossiya). Rusia ahora las está reincorporando

Vamos a bailar en un Puerto Rico Europeo

A estas alturas también está bastante claro para cualquier analista geopolítico serio que la Operación Z abrió una caja de Pandora. Y la víctima histórica de toda la toxicidad desatada será Europa.

El economista Michael Hudson, en un nuevo ensayo sobre como el dólar estadounidense está devorando al euro, argumenta medio en broma que Europa también podría terminar con su moneda y transformarse en “una versión algo más grande de Puerto Rico”.

Después de todo, Europa “prácticamente ha dejado de ser un estado políticamente independiente, y está comenzando a parecerse más a Panamá y Liberia que en realidad son “centros bancarios extraterritoriales que no son ‘estados’ reales porque no emiten sus propias monedas”.

En sintonía con los analistas rusos, chinos e iraníes, Hudson avanza que la guerra en Ucrania, en realidad en su «versión completa como la Nueva Guerra Fría», y que probablemente dure «al menos una década, tal vez dos». Estados Unidos la entiende como una lucha entre el neoliberalismo y el socialismo [es decir, el modelo chino] para abarcar un conflicto de carácter mundial”.

Lo que puede estar seriamente en discusión es si EEUU, después de su “conquista económica de Europa”, podrá “bloquear a los países africanos, sudamericanos y asiáticos”. El proceso de integración de Eurasia, que avanza desde hace 10 años, conducido por la asociación estratégica Rusia-China ha seguido expandiéndose a la mayor parte del Sur Global. Y parecer no habrá fuerzas que podrá evitar estas conexiones económicas mutuamente satisfactorias.

No hay duda, como afirma Hudson, que “la economía mundial se está inflamando” con el comercio de armas de EEUU. Sin embargo, en el lado correcto de la historia está el Rublo-gas, el Petro-yuan, y el nuevo sistema monetario/financiero que se está diseñando entre la Unión Económica de Eurasia (EAEU) y China.

Y esto es algo que ningún intrascendente “cancelar” a través de guerra cultural puede suprimir.

Observatorio de la Crisis


telegram

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto