«¿Qué pasó en Bucha? Escenas de una masacre escenificada».

Fuente: Misión Verdad (Venezuela).

¿QUÉ PASÓ EN BUCHA? ESCENAS DE UNA MASACRE ESCENIFICADA

Si bien la ciudad de Bucha, en Ucrania, está copando la agenda mediática corporativa estadounidense y europea con el objeto de criminalizar a Rusia de haber asesinado a mansalva supuestamente a más de 300 civiles, la falta de evidencias de esta versión da cuenta de que el ejército ruso nada tiene que ver con ello.

Luego de que este fin de semana el régimen de Volodímir Zelenski publicara imágenes en el que se muestran cadáveres presuntamente asesinados por el ejército ruso en medio de las calles y en fosas comunes de Bucha, se han alzado las voces de que Rusia debería ser juzgado internacionalmente por crímenes de guerra.

Corresponsales de Reuters afirmaron haber visto cadáveres en el suelo de las calles, amarrados de manos y pies, habiendo sido ajusticiados.

El ministro de Relaciones Exteriores ucraniano Dmytro Kuleba publicó en inglés una serie de tuits para mostrar las fotos y pedir al G7 la emisión de más «sanciones» contra la Federación Rusa, llamando a la escena una «masacre» deliberada por parte del Kremlin. También clamó por mayor ayuda militar internacionales: «Tanques, aviones de combate, sistemas de defensa antiaérea. Proporciónenlos DE INMEDIATO».

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, respondió:

«Otro ataque de falsificaciones se lanzó en la ciudad de Bucha, región de Kiev, luego de que los militares rusos salieron de allí de acuerdo con los planes y acuerdos alcanzados. Unos días después, allí fue organizada una escenificación que van difundiendo por todos los canales y todas las redes sociales los representantes ucranianos y sus patrocinadores occidentales».

El Ministerio de Defensa lanzó un comunicado con el que rechaza las acusaciones de Kiev:

“Todas las fotos y videos publicados por el régimen de Kiev que supuestamente atestiguan algunos ‘crímenes’ cometidos por militares rusos en la ciudad de Bucha, en la región de Kiev, son una nueva provocación.

«Mientras esta localidad estaba bajo control de las Fuerzas Armadas rusas, ningún residente local fue víctima de acciones violentas. Los militares rusos entregaron a la población civil de la región de Kiev 452 toneladas de ayuda humanitaria.

«Durante todo el período que la ciudad estuvo bajo el control de las FF.AA. de Rusia y más aún después, los habitantes locales se movieron libremente por la ciudad de Bucha y utilizaron los teléfonos móviles.

«Las salidas de la ciudad de Bucha no fueron bloqueadas. Todos los residentes locales tenían la oportunidad de salir libremente de la localidad en dirección norte, incluso hacia Bielorrusia. Al mismo tiempo, al sur de la ciudad, incluidas las zonas residenciales de las afueras, fueron bombardeadas las 24 horas por las tropas ucranianas con artillería de gran calibre, tanques y lanzacohetes múltiples.

«Queremos señalar que todos los militares rusos abandonaron Bucha el 30 de marzo, un día después de la ronda de negociaciones de paz entre Rusia y Ucrania en Turquía.

«Más aun, el 31 de marzo, el propio alcalde de la localidad, Anatoli Fedoruk, no solo confirmó en su videomensaje que en la ciudad no quedaban militares rusos y ni siquiera hizo mención alguna sobre residentes locales con las manos atadas, fusilados en las calles.

«Por lo tanto, no es de extrañar que todas las así llamadas ‘pruebas de los crímenes’ en Bucha aparecieran solo al cuarto día, cuando los efectivos del Servicio de Seguridad de Ucrania y los representantes de la televisión ucraniana llegaron a la ciudad.

«Resulta especialmente preocupante el hecho de que ninguno de los cuerpos cuyas imágenes fueron publicadas por Kiev parecía sufrir de rígor mortis, carecían de la característica ausencia de color propia de un cadáver y no estaban manchados de sangre coagulada.

«Todo esto confirma irrefutablemente que las fotos y videos de Bucha son otra producción del régimen de Kiev para los medios occidentales, como fue el caso del hospital de maternidad de la ciudad de Mariúpol».

De esta manera, la versión rusa contrasta de la ucraniana muy bien propagada por los medios occidentales, en un nuevo episodio de la guerra informativa contra Rusia. El gobierno del presidente Vladímir Putin no solo rechaza las acusaciones de la contraparte ucraniana, sino que también afirma que se trata de una «escenificación» y una «provocación».

Aunque el gobierno de Zelenski pide que se le juzgue al Kremlin ante la Corte Penal Internacional por crímenes de guerra, el Reino Unido impugna el llamamiento de Rusia a una nueva sesión en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para tratar el tema, paradójico si se toma en cuenta que este sería el escenario propicio para hacer una demanda como la del ministro Kuleba.

Verificando con lupa una cronología de los hechos, se puede atestiguar que los rusos están más cerca de la verdad que el régimen de Ucrania.

EVIDENCIAS DE UNA ESCENIFICACIÓN

El ejército ruso, durante el sitio a las afueras de Kiev, estuvo en Bucha, a casi 40 kilómetros de la capital, en un tiempo de cinco semanas aproximadamente.

El sitio War On Fakes, que se ha encargado de desmontar muy seriamente los mayores bulos, noticias falsas y demás operaciones psicológicas e informativas llevadas a cabo en el campo de batalla ucraniano, hace una cronología del 30 de marzo hasta el presente para verificar si las acusaciones ucranianas tienen algún sentido.

– Las tropas rusas salieron de Bucha el 30 de marzo. Aquí está la declaración oficial.

– El 31 de marzo, apareció un video del alcalde de Bucha, Anatoly Fedoruk, declarando «con una sonrisa alegre en su rostro»: «El 31 de marzo pasará a la historia de nuestro asentamiento y de toda la comunidad territorial como el día de la liberación de los orcos rusos, ocupantes rusos de nuestros asentamientos por nuestras Fuerzas Armadas de Ucrania».

– El mencionado sitio web hace las siguientes preguntas: «¿Fedoruk acaso se alegraría si docenas de sus compatriotas en ese momento yacían en las calles fusilados? ¿Por qué no dice nada en su declaración sobre las ‘atrocidades de los verdugos rusos’? ¿Sobre tortura, violación y asesinato?».

– El bulo mediático, emitido este domingo 3 de abril, fue lanzado cuatro días después de que el ejército ruso saliera de Bucha. En el ínterin, no hubo reportes siquiera similares a las acusaciones ucranianas.

– El New York Times reportó que entre el 1° y 2 de abril, los remanentes de las fuerzas del neonazi Batallón Azov, que forma parte de las fuerzas militares ucranianas, entraron a Bucha.

– El pasado 2 de abril la Policía ucraniana publicó una nota de prensa sobre Bucha. No hay reportes de masacre o cadáveres. No hay cadáveres en la grabación y las fotos.

– War On Fakes: «Además, la primera unidad de las fuerzas armadas ucranianas en entrar en Bucha fueron las fuerzas especiales de la Guardia Nacional de Ucrania. El canal oficial de Telegram de la Guardia Nacional publicó un video, filmado por los propios combatientes de este destacamento. Podemos ver en este video que los militares ucranianos pasan tranquilamente por las calles de la ciudad, y no se ven ‘montañas de cadáveres’ en estas calles».

– Habría que preguntarse, luego de ver los videos: «¿De dónde salieron los cadáveres en las calles de Bucha, y quiénes son estas personas?».

– El portal responde: «La respuesta puede estar en el video de la defensa territorial de Ucrania, que establece claramente la pregunta ‘¿Puedo dispararles si no tienen brazaletes azules?’, a lo que sigue una respuesta positiva. El video fue publicado originalmente por el líder de la defensa territorial Sergey ‘Botsman’ Korotkikh». Aquí puede encontrarse el video republicado debido a que alias Botsman lo eliminó de su canal.

– El canal de Telegram Intel Slava Z, que ha estado cubriendo la operación militar rusa desde sus inicios con sumo detalle, demuestra que en las ciudades donde han tenido presencia las tropas rusas los civiles han portado la banda blanca como signo de reconocimiento no solo de su condición no-militar sino también como gesto de que no forman parte del conflicto. En el video se pueden ver a civiles con la insignia blanca en Mariúpol, ciudad recientemente liberada del Batallón Azov, de signo neonazi.

– «Por cierto, en los videos distribuidos por la parte ucraniana, casi todos los cadáveres tienen vendas blancas. Este es un signo distintivo del Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia y de la población civil», dice el desmontaje.

– Intel Slava Z muestra que los cadáveres yacentes en algunas calles de Bucha tienen a su alrededor las raciones de víveres que los rusos proveen a las poblaciones en Ucrania como ayuda humanitaria. En el mismo canal, se lee: «Las Fuerzas Armadas de Ucrania dispararon contra la gente sin tener en cuenta si tenían armas o no. Lo principal es que llevan vendas blancas, lo que significa que se trata de un enemigo. Periodistas internacionales, abran los ojos. No fueron las tropas rusas las que aplastaron a los civiles de Bucha. Fue el régimen nazi al que ustedes han apoyado».

– Y termina War On Fakes: «Además, Katerina Ukraintseva, miembro del Consejo Municipal de Bucha y voluntaria de la defensa, admitió en una entrevista con Meduza que las tropas rusas no dispararon en su presencia. En la misma entrevista, confirma que los militares ucranianos son los culpables de los principales destrozos: ‘Si las Fuerzas Armadas de Ucrania hubieran respondido al ejército ruso con toda su potencia de fuego, la ciudad habría quedado completamente destruida’».

Lo dicho numerosas veces en este portal: han sido las tropas ucranianas y los batallones paramilitarizados los que han tomado las armas contra la población civil, usándola asimismo como escudos humanos ante la ofensiva militar rusa.

Los reportes de que las fuerzas ucranianas ha asesinado a civiles que han recibido la ayuda humanitaria rusa o han sido acusados de traición no están siendo propagados por la agenda mediática occidental (salvo por mínimas excepciones, como se ve en el video a continuación), en su propósito de blanquear los crímenes cometidos una y otra vez por el régimen de Kiev.

Con este montaje en Bucha se puede atisbar algunas finalidades que traspasan las fronteras del campo de batalla en cuestión:

– Con ello se busca descarrilar las negociaciones de paz entre Rusia y Ucrania. De acuerdo a The Times, el Reino Unido insta a retrasar la firma de un acuerdo entre las partes. Repetimos: el gobierno de Boris Johnson no aprueba celebrar una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la situación en Bucha.

– Con la escenificación de un «nuevo Srebrenica», como lo llamó el Ministerio de Defensa ucraniano, trasladando la culpa de una masacre de la que no formó parte a los rusos, los medios y los portavoces políticos que propagan la versión de Kuleba llevan a cabo un blanqueamiento de los nazis en el poder de Kiev, siguiendo el curso de las operaciones psicológicas en el espectro occidental con el fin de conseguir mayor apoyo general hacia la parte amparada por la OTAN.

– La ampliación de las «sanciones» contra Rusia sería otro objetivo con implicaciones geopolíticas. El presidente francés Emmanuel Macron se pronunció a favor de una nueva ronda de ofensiva económica, financiera y comercial contra Rusia, particularmente contra los sectores del carbón y el petróleo, luego de que se publicaran los videos y las imágenes de las calles de Bucha, sin siquiera haber atendido la versión rusa.

Con todas las evidencias en la mesa, queda de la lectoría sacar sus propias conclusiones. Desde luego, haría falta que una comisión internacional liderada las investigaciones con expertos forenses, criminólogos y médicos en la ciudad ucraniana para que se desvelen los acontecimientos en su real dimensión. Sin embargo, la operación parece haber tenido el efecto deseado en Occidente.

Fuente: Misión Verdad (Venezuela).

Comparte, si te gusto