Rusia ha ganado la guerra, lo que queda son labores de limpieza

MIKE WHITNEY

En una entrevista, Larry C. Johnson, un antiguo oficial de la CIA, asegura que Rusia ya ha ganado la guerra y que sólo quedan labores de limpieza. Durante 24 años Johnson entrenó a los comandos de operaciones especiales del ejército de Estados Unidos y luego trabajó en la Oficina de Lucha contra el Terrorismo del Departamento de Estado.
¿Puedes explicar por qué crees que Rusia está ganando la guerra en Ucrania?

Larry C. Johnson: En las primeras 24 horas de la operación militar rusa en Ucrania, se destruyeron todas las capacidades de interceptación de radares terrestres ucranianos. Sin estos radares, la fuerza aérea ucraniana perdió su capacidad de interceptación aire-aire. Durante las tres semanas siguientes, Rusia estableció una zona de exclusión aérea de facto sobre Ucrania. Aunque sigue siendo vulnerable a los misiles tierra-aire [Manpad] suministrados a los ucranianos por Estados Unidos y la OTAN, no hay indicios de que Rusia haya tenido que reducir sus operaciones aéreas de combate.

También me llamó la atención la llegada de Rusia a Kiev a los tres días de la invasión. Recordé que los nazis tardaron siete semanas en llegar a Kiev durante la Operación Barbarroja [1941] y otras siete semanas en someter la ciudad. Los nazis tenían la ventaja de no escatimar esfuerzos para evitar víctimas civiles y estaban ansiosos por destruir la infraestructura esencial. Sin embargo, muchos supuestos expertos militares estadounidenses afirmaron que Rusia estaba empantanada. Cuando se posicionó durante más de una semana al norte de Kiev, una zona de 24 millas (ó 40 millas, dependiendo de la fuente de noticias), quedó claro que la capacidad de Ucrania para lanzar operaciones militares significativas había sido eliminada. Si su artillería estaba intacta, esta columna era presa fácil para la destrucción masiva. Esto no ocurrió. Además, si los ucranianos tuvieran una capacidad viable de ala fija o rotatoria, deberían haber destruido esta columna desde el aire. Esto no ocurrió. O, si tuvieran una capacidad viable de misiles de crucero, deberían haber hecho llover el infierno sobre la columna rusa supuestamente bloqueada. Eso no ocurrió. Los ucranianos ni siquiera montaron una emboscada significativa de infantería contra la columna con sus Javelin americanas recién suministradas.

La escala y el alcance del ataque ruso son notables. En tres semanas conquistaron un territorio mayor que la masa terrestre del Reino Unido. A continuación, llevaron a cabo ataques selectivos contra ciudades e instalaciones militares clave. No hemos visto ni un solo caso en el que una unidad ucraniana del tamaño de un regimiento o brigada haya atacado y derrotado a una unidad rusa comparable. Por el contrario, los rusos han dividido el ejército ucraniano en fragmentos y han cortado sus líneas de comunicación. Los rusos están consolidando su control de Mariupol y han asegurado todos los accesos al Mar Negro. Ucrania está ahora aislada hacia el sur y el norte.

Me gustaría señalar que a Estados Unidos le costó más capturar tanto territorio en Irak en 2003, cuando luchaba contra una fuerza militar mucho más pequeña y menos capaz. Así que esta operación rusa debería asustar a los dirigentes militares y políticos estadounidenses.

La gran noticia llegó esta semana con los ataques de misiles rusos a las bases de facto de la OTAN en Yavoriv y Zhytomyr. La OTAN realizó un entrenamiento de ciberseguridad en Zhytomyr en septiembre de 2018 y describió a Ucrania como un “socio de la OTAN”. Zhytomyr fue destruida por misiles hipersónicos el sábado. Yavoriv sufrió un destino similar el pasado domingo. Era el principal centro de entrenamiento y logística que la OTAN y el EUCOM utilizaban para suministrar cazas y armas a Ucrania. Muchos militares y civiles de la base resultaron heridos.

No sólo Rusia ha estado golpeando y destruyendo regularmente bases utilizadas por la OTAN desde 2015, sino que no ha habido alertas de ataque aéreo ni se han detenido los misiles atacantes.
¿Por qué los medios de comunicación intentan convencer al pueblo ucraniano de que puede prevalecer en su guerra contra Rusia? Si lo que dices es correcto, entonces todos los civiles que son enviados a luchar contra el ejército ruso, están muriendo en una guerra que no pueden ganar. No entiendo por qué los medios de comunicación quieren engañar a la gente en un tema tan serio. ¿Qué opinas de esta cuestión?

Larry C. Johnson: Es una combinación de ignorancia y pereza. En lugar de informar de verdad, la gran mayoría de los medios de comunicación, impresos y electrónicos, así como las grandes empresas tecnológicas, apoyan una campaña de propaganda masiva. Recuerdo cuando George W. Bush era Hitler. Recuerdo cuando Donald Trump era Hitler. Y ahora tenemos un nuevo Hitler, Vladimir Putin. Es un plan de juego cansado y fallido. Cualquiera que se atreva a plantear cuestiones legítimas es inmediatamente tachado de marioneta de Putin o de títere de Rusia. Cuando no se pueden discutir los hechos, el único recurso es el insulto.
La semana pasada, el coronel Douglas MacGregor fue invitado al programa de Tucker Carlson. Sus opiniones sobre la guerra son sorprendentemente similares a las tuyas. Esto es lo que dijo en la entrevista: ‘La guerra ha terminado realmente para los ucranianos. Han volado en pedazos, no hay duda de ello, a pesar de lo que oímos en nuestros medios de comunicación. Así que la verdadera pregunta para nosotros en este momento es la siguiente: ¿vamos a convivir con el pueblo ruso y su gobierno o vamos a seguir con este tipo de cambio de régimen disfrazado de guerra ucraniana? ¿Vamos a dejar de utilizar a Ucrania como ariete contra Moscú, que es efectivamente lo que hemos estado haciendo?’
¿Estás de acuerdo con MacGregor en que el verdadero objetivo de empujar a Rusia a una guerra en Ucrania era el ‘cambio de régimen’? En segundo lugar, ¿estás de acuerdo en que Ucrania está siendo utilizada como base para que Estados Unidos lleve a cabo una guerra por delegación contra Rusia?

Larry C. Johnson: Doug es un excelente analista, pero no estoy de acuerdo con él. No creo que haya nadie en el gobierno de Biden lo suficientemente inteligente como para pensar y planificar en estos términos estratégicos. En mi opinión, los últimos siete años han estado marcados por la inercia del statu quo de la OTAN. Lo que quiero decir con esto es que la OTAN y Washington creían que podían seguir deslizándose al este de las fronteras rusas sin provocar una reacción. La OTAN y el EUCOM realizaban regularmente ejercicios -incluido el entrenamiento “ofensivo”- y proporcionaban equipos. Creo que los informes en Estados Unidos de que la CIA estaba proporcionando entrenamiento paramilitar a las unidades ucranianas que operan en el Donbas son creíbles. Pero me cuesta creer que después de nuestras debacles en Irak y Afganistán, de repente tengamos estrategas del nivel de Sun Tzu manejando los hilos en Washington.

Hay un aire de desesperación en Washington. Además de tratar de desterrar todo lo ruso, el gobierno de Biden está tratando de intimidar a China, India y Arabia Saudí. No veo que ninguno de estos países se ponga a la cola. Creo que el equipo de Biden ha cometido un error fatal al tratar de demonizar todas las cosas y personas rusas. Por el contrario, une al pueblo ruso detrás de Putin y está dispuesto a emprender una larga lucha.

Me sorprende el error de cálculo de que las sanciones económicas contra Rusia la pondrían de rodillas. Lo cierto es lo contrario. Rusia es autosuficiente y no depende de las importaciones. Sus exportaciones son esenciales para el bienestar económico de Occidente. Si niega a Occidente el trigo, la potasa, el gas, el petróleo, el paladio, el níquel acabado y otros minerales esenciales, las economías europea y estadounidense se verán perjudicadas. Y este intento de coaccionar a Rusia mediante sanciones ha hecho que sea muy probable que el papel del dólar estadounidense como moneda de reserva internacional aparezca en el basurero de la historia.
Desde su famoso discurso en Munich en 2007, Putin se ha quejado de la ‘arquitectura de seguridad mundial’. En Ucrania vemos que estos persistentes problemas de seguridad pueden convertirse en una guerra en toda regla. Como saben, en diciembre, Putin planteó una serie de exigencias en materia de seguridad rusa, pero la administración Biden las ignoró y nunca respondió. Putin quería garantías por escrito de que la expansión de la OTAN no incluiría a Ucrania (adhesión) y de que no se desplegarían sistemas de misiles nucleares en Rumanía o Polonia. ¿Crees que las exigencias de Putin no son razonables?

Larry C. Johnson: Creo que las exigencias de Putin son perfectamente razonables. El problema es que el 99 por ciento de los estadounidenses no tiene ni idea del tipo de provocación militar que la OTAN y Estados Unidos han llevado a cabo en los últimos siete años. Siempre se ha dicho al público que los ejercicios militares son “defensivos”. Esto no es cierto. Ahora nos enteramos de que la DTRA estaba financiando laboratorios biológicos en Ucrania. Supongo que Putin podría aceptar los sistemas de misiles nucleares de Estados Unidos en Polonia y Rumanía si Biden acepta los sistemas rusos comparables en Cuba, Venezuela y México. Si consideramos la situación en estos términos, podemos empezar a entender que las exigencias de Putin no son ni locas ni irrazonables.
Los medios de comunicación rusos informan de que misiles rusos ‘de alta precisión, lanzados desde el aire’ han alcanzado una instalación en el oeste de Ucrania ‘matando a más de 100 tropas locales y mercenarios extranjeros’. Al parecer, el centro de entrenamiento de operaciones especiales estaba situado cerca de la ciudad de Ovruch, que está a sólo 15 millas de la frontera con Polonia. ¿Qué puedes decirnos sobre este incidente? ¿Intentaba Rusia enviar un mensaje a la OTAN?

Larry C. Johnson: Respuesta corta: ¡sí! Los ataques militares rusos en el oeste de Ucrania durante la semana pasada han conmocionado y alarmado a los funcionarios de la OTAN. El primer golpe se dio el domingo 13 de marzo en Yavoriv, Ucrania. Rusia atacó la base con varios misiles, algunos de los cuales se cree que son hipersónicos. Más de 200 personas murieron, entre ellas personal militar y de inteligencia estadounidense y británico, y cientos más resultaron heridas. Muchos han sufrido lesiones catastróficas, como amputaciones, y están hospitalizados. Sin embargo, la OTAN y los medios de comunicación occidentales han mostrado poco interés en informar sobre este desastre.

Yavoriv era una importante base de avanzada para la OTAN. Hasta febrero (antes de la invasión rusa de Ucrania), el Mando de Instrucción del 7 Ejército estadounidense operó desde Yavoriv hasta mediados de febrero. Rusia no se detuvo allí. Las noticias militares de ASB informan de que Rusia atacó otro emplazamiento, Delyatyn, que está a 60 millas al sureste de Yavoriv (el jueves, creo). Ayer, Rusia atacó Zytomyr, otro lugar en el que la OTAN estaba presente. Putin ha enviado un mensaje muy claro: las fuerzas de la OTAN en Ucrania serán consideradas y tratadas como combatientes. Punto y aparte.
El presidente ucraniano Volodymyr Zelensky ha sido presentado por los medios de comunicación occidentales como un ‘dirigente de guerra’ y un ‘Winston Churchill’ moderno. Lo que los medios de comunicación no dicen a sus lectores es que Zelensky ha tomado una serie de medidas para reforzar su control del poder mientras socava las frágiles instituciones democráticas de Ucrania. Por ejemplo, Zelensky ha ‘prohibido once medios de comunicación de la oposición’ y ha tratado de impedir que el dirigente del mayor partido de la oposición ucraniana, Viktor Medvedchuk, se presente a las elecciones bajo la falsa acusación de ‘financiar el terrorismo’. Este no es el comportamiento de un dirigente seriamente comprometido con la democracia.
¿Qué opinas de Zelensky? ¿Es realmente el ‘dirigente patriótico’ que los medios de comunicación presentan como tal?

Larry C. Johnson: Zelensky es comediante y actor. Y no uno muy bueno, en mi opinión. Occidente está utilizando cínicamente el hecho de que es judío para distraer la atención del considerable contingente de neonazis (y con esto me refiero a los nazis reales que todavía celebran las hazañas de la unidad ucraniana de las Waffen SS cuando luchó junto a los nazis en la Segunda Guerra Mundial). Los hechos son claros: prohíbe los partidos políticos de la oposición y cierra los medios de comunicación de la oposición. Supongo que ésta es la nueva definición de “democracia”.
¿Cómo termina? Hay un excelente post en el sitio web de Moon of Alabama titulado ‘What Will Be The Geographic End State Of The War In Ukraine’. El autor de la entrada, Bernard, parece pensar que Ucrania acabará dividida a lo largo del río Dniéper ‘y en el sur a lo largo de la costa, que tiene una población mayoritariamente rusa’. También dice que eso ‘eliminaría el acceso ucraniano al Mar Negro y crearía un puente terrestre hacia Transnistria, que está separada de Moldavia, que está bajo protección rusa. El resto de Ucrania sería un estado sin salida al mar, mayoritariamente agrícola, desarmado y demasiado pobre para convertirse rápidamente en una nueva amenaza para Rusia. Políticamente, estaría dominada por los fascistas gallegos, que se convertirían en un gran problema para la Unión Europea’.
¿Qué te parece? ¿Impondrá Putin su propio acuerdo territorial en Ucrania para reforzar la seguridad rusa y poner fin a las hostilidades, o es más probable otro escenario?

Larry C. Johnson: Estoy de acuerdo con Moon [of Alabama]. El objetivo principal de Putin es proteger a Rusia de las amenazas extranjeras y asegurar el divorcio con Occidente. Rusia cuenta con los recursos físicos necesarios para ser independiente y está en proceso de hacer realidad esa visión.

—https://www.unz.com/mwhitney/larry-c-johnson-the-ukrainian-army-has-been-defeated-whats-left-is-mop-up/

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto