Grave crisis alimentaria global y las cinco vulnerabilidades de China

Alfredo Jalife-Rahme

En vísperas del impactante periplo de Joe Biden (con 58 por ciento de rechazo ciudadano) a Europa –donde se reunirá con la OTAN, el Consejo Europeo y el G-7, además de visitar Polonia–, su asesor de Seguridad Nacional, el israelí-estadunidense y connotado rusófobo congénito Jake Sullivan (JS), quien fabricó el fake Russiagate (https://bit.ly/3D2L786), proclamó que Biden «dialogará con sus aliados de la OTAN antes de usar armas nucleares» (Daily Mail, 22/3/22). ¡Megasic!

Se trata de una bravata coreográfica de JS, pésimo estratega que no pudo seducir a China, más firme que nunca en su alianza con Rusia, ni tampoco persuadir a India para condenar a Moscú, ya no se diga haber perdido la Liga Árabe de 22 países (con excepción del Líbano), y al no contar con el apoyo del mundo islámico de mil 800 millones de feligreses ni de la mayoría de África y países relevantes de Latinoamérica, JS cargó con la humillante necesidad de coquetear hoy con los «malos» de ayer, Irán y Venezuela, lo que refleja la gestación del «nuevo orden petrolero mundial» (https://bit.ly/3tw5K9K).

Rusia se encuentra ya en «estado de alerta nuclear», al unísono de su «operación especial» de «desmilitarización y desnazificación de Ucrania» (https://reut.rs/3D0NIzw).

El mundo se fracturó en Ucrania, con su «Nuevo Muro de Kiev» (https://bit.ly/3D0Y1Ue), en dos bloques: el eje EU-OTAN-Unión Europea y sus satélites periféricos –que en realidad no es un bloque, ya que la voluntad unipolar de EU prevalece ante todo y todos– y el eje euroasiático de Rusia y China con sus aliados, unos reales, otros de circunstancia.

A un nivel más terrenal de supervivencia humana, se agudizan la crisis alimentaria y la proliferación de hambrunas, que golpean particularmente a Medio Oriente –con excepción de las pudientes seis petromonarquías del Golfo Pérsico– y al continente africano (Financial Times, 21/3/22). Tampoco escapan de la crisis alimentaria países europeos de elevados ingresos como Francia, España e Italia, que han empezado a romper su de por si frágil tejido social.

A pocos días de la crucial elección presidencial en Francia, única potencia europea continental dotada de 300 bombas atómicas de su force de frappe, llamó poderosamente la atención que su presidente Emmanuel Macron –anterior funcionario de la Banca Rothschild y empedernido globalista neoliberal–, en una reconversión inverosímil, haya proferido términos anatemizados contra el nacionalismo soberanista, como «soberanía alimentaria», «seguridad alimentaria» e «independencia alimentaria» (https://bit.ly/36GDN6g).

Macron vaticina una severa crisis alimentaria en Medio Oriente-África en los próximos 12 a 18 meses como consecuencia del conflicto en Ucrania que, con Rusia, representa 30 por ciento del cultivo del trigo a escala mundial, sin contar los fertilizantes de Bielorrusia y Moscú.

Antes del conflicto en Ucrania, el covid-19, la crisis de la cadena de suministro y su transporte terrestre-marítimo, además del intermitente binomio sequías-inundaciones, habían propulsado la grave crisis alimentaria en el planeta, donde China se ha colocado «a su máxima alerta por las amenazas a su seguridad alimentaria», según SCMP, con sede en Hong Kong (https://bit.ly/3D1ol0q).

Antes SCMP había elaborado los «cinco rubros preocupantes para la seguridad alimentaria» de China, que «urge a sus ciudadanos a almacenar sus necesidades diarias» (https://bit.ly/3DbBPqI)”.

1) China «importa más de 80 por ciento de la soya que consume»; 2) «no compite ante la cadena de abasto global» del cuarteto oligopólico israelí-anglosajón ABCD: ADM-Bunge-Cargill-Dreyfus (Louis); 3) búsqueda de semillas-microchips agrícolas, que incluyan organismos genéticamente modificados; 4) pérdida de tierra fértil, y 5) pérdida de «reservas estratégicas» y corrupción.

Pregunta tonta: ¿Por qué los globalistas neoliberales Bill Gates (https://bit.ly/3ul9cTH) y el israelí-anglosajón George Soros (https://bit.ly/3iuLKOw) andan comprando en forma frenética tierras para el cultivo? ¿»Alguien» estará buscando una impronunciable «guerra alimentaria» (https://bit.ly/3D5YMeB)?

http://alfredojalife.com
Fuente La Jornada


telegram

Comparte, si te gusto